Desmantelado en Badalona (Barcelona) un sofisticado laboratorio de falsificación de documentos y detenidas seis personas

Material intervenido en la operación
CNP
Actualizado 04/03/2011 12:52:17 CET

BARCELONA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha desmantelado en Badalona (Barcelona) un sofisticado laboratorio de falsificación de documentos y ha detenido a seis integrantes de un grupo de falsificadores, entre los que se encuentran los dos máximos responsables de la red.

Según han informado fuentes policiales, la red proporcionaba todo tipo de documentación a ciudadanos extracomunitarios que necesitaban regularizar su situación administrativa o constituir empresas, y las falsificaciones eran de una excelente calidad.

En enero, la policía detectó casos de extracomunitarios que empleaban documentación falsificada para realizar trámites burocráticos, y concluyó que todos los documentos procedían de este grupo.

La organización, integrada por ciudadanos de origen pakistaní e indio, disponía de un piso de seguridad en Barcelona, donde tenía instalado un sofisticado laboratorio de falsificación documental artesanal.

Los integrantes de la banda tenían repartidas las funciones: uno de los dos máximos responsables detenidos, junto con varios colaboradores, se encargaban de la obtención de datos, soporte físico de los documentos, captación de los extracomunitarios y gestión de los fraudes, así como de los cobros; y el otro era un experto falsificador, sobre el que pesaba una orden internacional de arresto e ingreso en prisión, que llevaba a cabo materialmente las falsificaciones.

Las falsificaciones eran utilizadas para regularizar la situación administrativa, tramitar ofertas falsas de empleo o la constitución fraudulenta de empresas pantalla o sin actividad laboral, y la organización cobraba entre 400 y 6.000 euros.

En el registro del piso de Badalona, la policía halló un laboratorio e intervino material informático, ocho pasaportes de diferentes nacionalidades, tarjetas de residencia, documentos de identidad, tarjetas de crédito, escrituras públicas de constitución de empresas, informes de vida laboral y tarjetas de móvil, entre otra documentación.

Los dos máximos responsables de la red ingresaron en prisión tras pasar a disposición judicial, y la policía mantiene abierta la investigación.