Detenidas 11 personas, integrantes de un grupo dedicado al robo con armas de fuego y al tráfico de drogas en Murcia

Actualizado 16/08/2008 19:36:21 CET

ALICANTE, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional de Alicante ha desarticulado, en la operación 'BPI', a un grupo de delincuentes organizados que habría cometido, supuestamente, diversos delitos en las provincias de Murcia, Alicante y Castellón.

En la operación ha sido detenidas 11 personas, procedentes del Magreb y de los países del Este de Europa, con edades comprendidas entre los 23 y los 41 años.

Todos ellos eran considerados por la Policía como muy peligrosos, ya que muchos contaban con antecedentes policiales anteriores y no dudaban en emplear las armas de fuego si lo consideraban necesario.

En concreto, los miembros de la organización están acusados de cometer robos con armas de fuego, tráfico de sustancias estupefacientes, tenencia ilícita de armas y otros delitos, como robo de vehículos, usurpación de funciones públicas y falsedad documental, según informaron fuentes policiales en un comunicado.

Durante la investigación, que ha durado cinco meses, la Policía han descubierto que, a través de informaciones que recibía de algún miembro desleal o infiltrado en otras organizaciones encargadas de introducir hachís desde el Magreb hasta territorio español, el grupo tenía conocimiento preciso de los detalles del lugar de alijamiento, así como la fecha y la hora aproximada en que lo iban a realizar.

A continuación, haciéndose pasar por miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de forma violenta, mediante el uso de armas de fuego, chalecos con distintivos policiales y lanza destellos, procedían a su sustracción y posterior traslado, en vehículos de alta gama robados, hasta lugares de almacenaje especialmente seguros, explicaron las mismas fuentes.

Posteriormente, el hachís robado era vendido a otras organizaciones y sacado de España, para su distribución en otros países de la Unión Europea.

Aunque esta actividad delictiva ocupaba el grueso de sus operaciones, los detenidos también están acusados de cometer otros hechos delictivos, en los que también "empleaban una gran violencia y despliegue de armas automáticas", como atracos a fabricas, almacenes y establecimientos de ocio. En uno de esos casos, resultó herido de bala el vigilante de las instalaciones asaltadas, al hacer frente a los asaltantes.

REGISTROS DOMICILIARIOS

Los policías han practicado siete registros domiciliarios en las localidades de Alicante, Muchamel, San Vicente, Villajoyosa y Benidorm, en los que se intervinieron, entre otros objetos, cuatro pistolas del calibre nueve milímetros parabellum con abundante munición, un fusil de asalto del calibre 7,62 con numerosa munición y tres cargadores.

Los agentes también se han incautado de un subfusil y otra pistola, cuatro paquetes de dinero simulados en cuyos extremos había dos billetes falsos de 200 euros --utilizados para el trueque en la compra de hachís--, dos máquinas para troquelar tarjetas de crédito y un mecanismo electrónico para la anulación del sistema electrónico de seguridad de los vehículos de lujo.

A esta lista se suman un chip para sustraer vehículos, diverso material informático para falsificación de moneda, abundante documentación y 12.000 euros en efectivo. Asimismo, los policías han recuperado dos vehículos de gama alta sustraídos, que llevaban matriculas falsas. Los detenidos ya han sido puestos a disposición de los Juzgados de Instrucción competentes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies