Detenidas tres personas por intentar estafar 100.000 euros en la compra fraudulenta de un chalet en La Muela (Zaragoza)

Actualizado 16/03/2011 21:06:34 CET

ZARAGOZA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido a tres personas como presuntas autoras de un delito de estafa en grado de tentativa por intentar comprar de forma fraudulenta un chalet en la localidad de La Muela (Zaragoza).

Según ha informado la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza, pidieron al propietario del inmueble que les facilitara 100.000 euros para adquirir en el mercado ilegal disolvente para eliminar las marcas de tinta que presentaban unos billetes de los que disponían para materializar el pago.

La investigación de los Equipos de Delitos contra al Patrimonio de la Guardia Civil de Zaragoza se inició el pasado 7 de marzo y las detenciones han tenido lugar este martes, 15 de marzo, tras "laboriosas acciones policiales" llevadas a cabo en el operativo establecido.

Las detenciones se han producido después de un control en el interior de un turismo, en un aparcamiento de un establecimiento comercial de La Muela. Dos de las tres personas detenidas han sido identificadas como aquellas que realizaron directamente los contactos de compra con el propietario del chalet.

Se trata de K.J.A.I., natural de Nigeria, de 34 años, con domicilio en Zaragoza, con antecedentes policiales por estafa; R.B.E.D., natural de Camerún, de 28 años, con domicilio en Madrid, propietario del turismo y con antecedentes policiales por estafa, y J.P.M., natural de Camerún y de 43 años, con domicilio en Zaragoza.

Este último fue localizado agazapado en el vehículo para eludir la presencia policial. La Guardia Civil le considera implicado en los hechos y posee antecedentes policiales por estafa.

INVESTIGACIÓN

La investigación ha revelado que una persona contactó telefónicamente con el propietario de inmueble tras observar que se ofertaba su venta en Internet. Posteriormente, esta persona y un acompañante se personaron en el chalet y, tras mostrárselo el propietario, concertaron su compra por valor de 490.000 euros.

Los compradores le indicaron que el abono de esta cantidad lo formalizarían en metálico. Al día siguiente, se personaron de nuevo en el chalet y le mostraron al vendedor unos billetes de 50 euros en los que figuraba impresa en un círculo la palabra 'SECURITY', similares a los que utilizarían para materializar el pago.

Asimismo, requirieron un plato con agua en el que disolvieron el contenido de dos ampollas de cristal e introdujeron los billetes, tras de lo cual, desapareció la marca tintada que se cita.

Después, indicaron al propietario que tenían a su disposición billetes de estas características, por importe de 1.500.000 euros, y que dicho dinero procedía de un organismo internacional y había sido marcado para evitar su robo.

Le expusieron, además, que no tenían más disolvente que el que utilizaron en la demostración, pero que podían comprarlo en el mercado ilegal, para lo que precisaban 100.000 euros que tendría que facilitarles el propietario de inmueble. En contraprestación, le pagarían al cerrar la operación de compra un diez por ciento más de su valor inicial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies