Detenidos dos mujeres y un hombre en Sevilla acusados de venta de droga en un kiosco de golosinas

Actualizado 14/11/2007 13:21:09 CET

Los agentes recibieron insultos y el lanzamiento de un objeto metálico durante la operación en el Polígono Sur

SEVILLA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Jefatura Superior de Sevilla han llevado a cabo, a lo largo de varios meses, una investigación en la calle Padre José Sebastián Bandarán, en el Polígono Sur, sobre varias actividades delictivas, tales como venta de sustancias estupefacientes a través de un kiosco de golosinas instalado en su propia casa y por receptación de objetos procedentes de otros hechos delictivos, por los que han sido detenidas tres personas, dos mujeres y un hombre.

Según informó la Policía en un comunicado, estableció una vigilancia permanente consiguiendo constatar que a esa vivienda acudían numerosas personas y los moradores, que aprovecharon que se encontraba en una planta baja para habilitar en una de las dependencias un kiosco donde dispensaban golosinas además de otros productos que eran vendidos a través de una de las ventanas exteriores.

En algunos casos, los compradores de sustancia estupefaciente, una vez que llegaban al domicilio permanecían en el exterior conversando a través de la ventana para a continuación acceder al interior donde permanecían varios minutos. Otros compradores, en cambio, se acercaban directamente al portal del inmueble, llamaban al timbre y accedían acto seguido al interior donde permanecían igualmente varios minutos, deduciéndose de esta actitud que se trataba de clientes habituales.

La Policía añadió que también el citado domicilio era visitado por personas que portaban bultos de diferentes tamaños, por lo que sospechó que "se trataban de objetos procedentes de robos o hurtos y que cambiaban por sustancia estupefaciente". Esta operación la realizaban a través de la ventana de la habitación donde se expendían golosinas.

Una vez constatada la actividad delictiva, las investigaciones policiales se encaminaron a la identificación plena de los moradores de la vivienda y detuvieron a Manuel P.M., de 29 años de edad por un delito contra la salud pública y receptación quien ya fue detenido en otra ocasión por un delito de robo con fuerza; María S.C., de 24 años de edad por un delito contra la salud pública, sin detenciones anteriores, y Encarnación C.H., de 49 años de edad por un delito de atentado contra agente de la autoridad y con dos antecedentes policiales por delitos contra la salud pública.

Ésta última resultó ser la madre y suegra de los dos anteriores, la cual fue detenida al agredir verbalmente a los policías a través de insultos y deseándoles que les mataran. Además a uno de los agentes les lanzó una pieza metálica de, aproximadamente, 25 centímetros de longitud que le alcanzó en el pie y que si hubiera impactado en otra parte corporal hubiera ocasionado lesiones considerables, según destacó la Policía.

JOYAS VALORADAS EN 6.000 EUROS.

Una vez detenidos y con la correspondiente autorización judicial, la Policía intervino en el domicilio y kiosco innumerables joyas, entre las que se encuentran relojes, anillos, pendientes, pulseras, colgantes, todo ello por un valor aproximado de 6.000 euros,

televisiones, DVD, altavoces, cámaras de fotos y otros efectos similares, cien gramos de hachís dispuesto para su venta en 66 trozos envueltos en plástico transparente, dinero en efectivo por importe de 250 euros, un machete de gran tamaño, un cuchillo de monte con su funda y una carabina marca Gamo.

Una vez finalizado el correspondiente atestado, las dos mujeres fueron puestas en libertad con cargos por la propia policía, pasando a disposición judicial el otro detenido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies