Detienen a un extranjero por fingir comprar casas con billetes de 500 euros falsos que cambiaba por moneda legal

Actualizado 14/07/2006 13:59:00 CET

El delincuente forma parte de una banda que opera entre Mallorca y Barcelona

PALMA DE MALLORCA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido a un extranjero que forma parte de una banda que estafa grandes sumas de dinero mediante el cambio de billetes falsos de 500 euros por la misma cantidad en papel moneda de inferior valor, excepto una gratificación del 10 por ciento, que, al parecer, se quedaba la víctima si se consumaba la operación.

El delincuente, cuya identidad no ha trascendido, fue detenido en Barcelona cuando intentaba consumar una de estas falsas operaciones de compra-venta de inmuebles, tras activar funcionarios de los Grupos de Crimen Organizado de Baleares y de la Ciudad Condal un dispositivo de vigilancia, quedando pendiente la detención de otros componentes de la organización, que ya han sido plenamente identificados.

Según informó hoy en un comunicado la Jefatura Superior de Policía de Baleares, el 'modus operandi' de esta banda consiste en contactar, mediante anuncios en la prensa local o en Internet, con vendedores de propiedades inmobiliarias -normalmente chalets de un precio de venta superior a los 600.000 euros-, interesándose por la compra de la vivienda y confirmando su interés -tras visitar el inmueble- en adquirirlo sin regatear el precio solicitado.

Después de acordar las formas de pago, el comprador le pide al vendedor "un favor": dado que ha traído de su país una gran cantidad de dinero, pero todo en billetes de 500 euros, y, para evitar el control bancario, le agradecerá que le cambie una cantidad, que oscilaba entre las 150.000 y los 200.000 euros, en billetes pequeños por su correspondencia en billetes de 500 euros y, "en agradecimiento por ese favor", le ofrece el 10 por ciento de la cantidad cambiada.

Además, el delincuente imponía que toda la operación -compra y cambio de moneda- se debía realizar en Barcelona, al argumentar a la víctima que era allí donde, en una caja fuerte de una entidad bancaria, se encontraba depositado el dinero.

Para que las víctimas sintieran más confianza, la banda siempre fija las citas a la puerta de un banco de Barcelona, dando a entender que la transacción se realizará en la entidad, cuando, en realidad, éste es únicamente el punto de encuentro y el cambio de moneda se realiza siempre en plena vía pública o en el interior de un coche.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies