Dolor y resignación entre los vecinos de la joven hallada muerta ayer en San Roque (Badajoz)

Actualizado 02/02/2006 18:44:05 CET

La Policía Nacional aún no ha precisado las causas del fallecimiento, aunque éste no fue violento ni consecuencia de "acciones externas"

BADAJOZ, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La noticia del fallecimiento de Mónica Salguero Torvisco, la joven de 29 años que padecía esquizofrenia y que apareció muerta ayer por la tarde después de permanecer desde el domingo desaparecida, ha causado dolor y resignación entre los vecinos de la calle Corte de Peleas de Badajoz, donde residía la chica.

El cuerpo de Mónica fue hallado a las 18.15 horas de ayer, en un paraje de cardos próximo a la carretera N-V de Badajoz, a unos 150 metros de la vía de servicio y en las cercanías de la Escuela Agropecuaria Nuestra Señora de Botóa.

El portavoz de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Extremadura, Antonio Delgado, informó a Europa Press Televisión de que el cuerpo de Mónica apareció en posición de cúbito prono, es decir, boca abajo, sin señales de violencia externa, vestida completamente y sin señales de arrastramiento.

Aunque aún no se conocen las circunstancias, la hora y la causa de la muerte, la Policía Nacional baraja varias hipótesis, según señaló Antonio Delgado. En este sentido, comentó que la muerte pudo ser provocada por desorientación de la chica, por las bajas temperaturas que se registraron el pasado domingo por la noche y por la carencia de los medicamentos que la mujer tomaba para tratar su enfermedad.

Lo que sí precisó el portavoz de la Policía es que no parece que haya "intervención externa" en la muerte de Mónica, pero los datos finales se conocerán una vez se le realice hoy la autopsia al cadáver.

Además, Antonio Delgado explicó que la joven se desvió en esta ocasión "dos o tres kilómetros" del recorrido habitual que hacía con su perrita, por lo que fue encontrada en un paraje donde "visualizar el cadáver era muy difícil, ya que no había mucha vegetación, aunque sí la suficiente para confundirla con el terreno".

VECINOS APENADOS

El fatal hallazgo de Mónica ha causado dolor y pena a los vecinos del barrio de San Roque, donde Mónica era muy conocida. Conchi, propietaria de la autoescuela aneja al portal de Mónica, comentó que en el momento que vio a miembros de Protección Civil junto a la vivienda de Tulio Salgero, el padre de la joven, pensó "que había ocurrido algo". "Luego vi a los familiares llorando y me imaginé que había aparecido muerta", apuntó.

No obstante, indicó que intuía que la joven podía aparecer muerta porque "ya eran muchos días y con una niña con un tratamiento tan fuerte como el que tenía". "Pensé que tenía que estar muerta", dijo. Además, resaltó que, con el fallecimiento, los familiares de Mónica "estaban bastante dolidos".

Regina es la propietaria de un bar por el que Mónica pasaba frecuentemente y donde estuvo el pasado sábado. Señaló que la joven "era muy cariñosa", por lo que indicó que se ha "quedado de piedra" cuando se enteró de la noticia ya que "ella iba con su perrito, no se metía con nadie y hablaba con todo el mundo".

Al igual que la dueña de la autoescuela, Regina "temía" que Mónica apareciese muerta porque "sabía que algo le había tenido que pasar porque esto no era normal". Así, manifestó que siente "mucha pena porque era una chavala joven". Añadió que su padre se ha pegado "toda la noche llorando". Félix, un trabajador de un taller cercano a la vivienda de Tulio y Mónica Salguero, confirmó este hecho al asegurar que el hombre "está hecho polvo porque vivía solo con la hija".

Por último, Mari Carmen, otra de las vecinas, lamentó que Mónica haya "tenido una muerte muy desagradable". Recordó que antes se solía encontrar a Mónica en el centro de salud de la zona mientras que "su perrito la esperaba en la puerta hasta que ella salía".

Por su parte, el portavoz de la familia, Juan Ángel Brioa, admitió que tras cuatro días de búsqueda "los días y las horas iban pasando y nos temíamos lo peor", por lo que aceptaron con resignación lo ocurrido. Además, indicó que el lugar donde se encontró a la joven era "un sitio inaccesible, y habíamos estado muy cerca buscando".

Brioa opinó que la causa de la muerte de la joven pudo producirse por "agotamiento físico o psíquico, por el cansancio de andar", aunque se mostró desconcertado ante la circunstancia de que Mónica se desviara varios kilómetros de su recorrido diario. "Esto nos tiene intrigados, esperamos que lo podamos esclarecer", comentó.

"Su padre y toda la familia está hecho polvo, porque estos palos suelen durar y quedan huella", afirmó el portavoz, que informó también de que tras la autopsia que se realizará hoy a la joven en la unidad de necropsia del Hospital Infanta Cristina de Badajoz, el cuerpo recibirá sepultura mañana a las 11.00 horas en la localidad pacense de Higuera de Vargas.

PERRITA FIEL

Una de las cosas que más ha sorprendido a los familiares de Mónica es la lealtad de Quina, su perrita de color canela que, al parecer, ha permanecido junto al cuerpo de su dueña durante tres días sin comer ni beber.

El portavoz de la Policía indicó que cuando se descubrió el cuerpo, "no dejaba que tocásemos a su dueña y la defendía incluso después de muerta. No se movió", por lo que aseguró que "la perrita que la acompañó en vida también la acompañó los últimos momentos y después de la muerte".