Muere un ertzaina tras sentirse indispuesto durante los enfrentamientos entre los ultras del Athletic y el Spartak

384780.1.644.368.20180222222447
Vídeo de la noticia
Actualizado 23/02/2018 11:31:21 CET

Felipe VI, Rajoy o Sánchez contactan con Urkullu tras la muerte del ertzaina 

El Gobierno pide a la UEFA responsabilizar a los clubes de la violencia de los ultras 

Un ruso fue atendido en Basurto de una puñalada en la espalda con laceración y un polaco con fractura nasal 

Fotos y vídeos de los enfrentamientos entre ultras

BILBAO, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un agente de la Ertzaintza ha fallecido este jueves en el hospital de Basurto de Bilbao al que había sido trasladado en ambulancia en estado muy grave desde las inmediaciones del campo de San Mamés, donde participaba en el operativo policial previsto para evitar incidentes entre las aficiones del Athletic Club y el Spartak de Moscú. Además, hay nueve personas detenidas y heridos de diversa consideración.

El viceconsejero vasco de Seguridad, Josu Zubiaga, ha explicado que el agente ha sufrido un desvanecimiento, se le ha atendido en una ambulancia y en el camino ha entrado en parada cardiorespiratoria. "No consta, en principio, que haya habido ningún contacto violento, a la espera del análisis forense y de las imágenes de la actuación policial", egún ha señalado en declaraciones a Radio Euskadi.

El agente de la Brigada Móvil de la Ertzaintza fallecido, Inocencio Alonso García, de 51 años y  vecino de Ermua, ha ingresado en el centro sanitario bilbaíno con parada cardiorrespiratoria, no relacionada con ningún tipo de traumatismo, y ha fallecido tras más de una hora de intento de reanimación, según ell informe preliminar emitido por el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) .

NUEVE DETENIDOS

Las nueve personas detenidas continúan en dependencias policiales, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad a Europa Press. Los arrestados, cuatro de ellos de nacionalidad extranjera y cinco del País Vasco, está previsto que pasen a disposición judicial en las próximas horas.

Además, se ha requisado a aficionados radicales del club bilbaíno puños americanos, porras extensibles, martillos, piedras y algunos otros objetos contundentes que podrían ser utilizados para lanzamientos o agresiones directas.

UN RUSO FUE ATENDIDO EN BASURTO DE UNA PUÑALADA EN LA ESPALDA

Por otro lado, el Hospital de Basurto ha informado de que, después de las once de la noche de ayer, hora en la informó de los heridos en los incidentes en relación al partido del Athletic de Bilbao y el Spartak de Moscú, otras dos personas fueron atendidas, un ruso con una puñalada en la espalda con laceración, y un polaco con fractura nasal.

En el segundo parte médico ofrecido por el centro hospitalario emitido a primera hora de este viernes, el centro hospitalario ha explicado que, de los tres pacientes que ayer estaban siendo atendidos en urgencias a las once de la noche, dos fueron dados de alta, y uno continúa con diversas laceraciones y heridas.

Posteriormente, se atendieron a dos personas más. Uno de nacionalidad polaca, que presenta fractura nasal con indicación quirúrgica, que fue dado de alta para intervenirse en su país, y otro, de nacionalidad rusa, que presenta una puñalada en la espalda con laceración y hematoma muscular, que, tras ser atendido, también es dado de alta.

Los heridos se han registrado durante las cargas que han llevado a cabo los agentes de la Policía vasca minutos antes de las ocho de la tarde contra aficionados del Spartak de Moscú que han lanzado bengalas, diversos objetos y han cruzado contenedores en las inmediaciones del estadio bilbaíno de San Mamés, donde se había establecido un importante dispositivo.

El viceconsejero vasco de Seguridad, Josu Zubiaga, ha destacado la incautación de puños americanos y de porras extensibles, entre otros objetos, ya que ese tipo de material "no es algo que encuentres en el cajón de casa".

En cualquier caso, el consejero ha destacado que la Ertzaintza ha gestionado "muy bien" los incidentes. "Pero tenemos que separar a los aficionados al fútbol de estos ultras violentos, que buscan la violencia gratuita y que la enmascaran en el fútbol o en otro tipo de espectáculos", ha manifestado.

En este sentido, ha apuntado que los ultras violentos rusos iban escoltados y han sido recibidos, con botellas y lanzamientos por otros ultras radicales del Athletic, "que no buscaban disfrutar del fútbol, sino que iban al enfrentamiento". "La responsabilidad no solo está en los ultras rusos. Ha habido mucha responsabilidad en gente de Bilbao", ha denunciado.

La Ertzaintza había establecido un importante dispositivo para el partido de dieciseisavos de final de la Europa League entre el Athletic Club y el Spartak de Moscú --que ha finalizado con derrota de los bilbaínos (1-2) aunque el equipo de José Ángel Ziganda se ha clasificado para octavos de final-- tras haber sido declarado de "alto riesgo".

En concreto, estaba compuesto por 500 ertzainas, 100 policías municipales y 200 agentes de seguridad privada contratados por el club de fútbol. Además, tres agentes de la Policía rusa se han desplazado a Bilbao para colaborar con la Ertzaintza.

Coordinado con la Policía Municipal de Bilbao y la seguridad privada que dispone el Athletic en San Mamés, se puso en marcha este miércoles coincidiendo con la llegada del grueso de los seguidores del conjunto ruso a Bilbao.

La directiva moscovita solicitó las 2.500 entradas previstas por la normativa UEFA, pero han sido más los seguidores que se han trasladado a Bilbao, ya que varios centenares se han desplazado desde diferentes lugares de la península en los que residen habitualmente, especialmente el levante y el sur.

La Policía de Moscú ha colaborado también para difundir entre los seguidores del Spartak los consejos de seguridad transmitidos por la Ertzaintza, incluidas las rutas por las que deberán acceder a San Mamés.

La previsión de incidentes por la radicalidad de los aficionados rusos llevó además a retrasar una manifestación convocada por los sindicatos con representación en los centros de enseñanza de iniciativa social, a petición de la Policía Municipal de la capital vizcaína.