Los familiares del único desaparecido del accidente del helicóptero en Tenerife piden al Estado que no cese en la búsqueda

Actualizado 14/07/2006 16:46:01 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 14 Jul. (EP/IP) -

Pablo Ruiz Lacasa y Carlos Torres, hermano y cuñado, respectivamente, del copiloto Antonio Ruiz Lacasa, el único desparecido del accidente del Sikorsky S-61 que el sábado pasado se precipitó al mar cerca del macizo de Anaga en Tenerife, han pedido al Estado que no cese la búsqueda y que ponga todos los medios a su alcance para encontrar su cadáver.

Los familiares del desaparecido están preocupados porque el operativo de búsqueda está a punto de finalizar pese a las promesas verbales de Domingo Medina, asesor del delegado del Gobierno en Canarias, de no abandonar el rescate hasta encontrar el cuerpo del copiloto. También dudan de la operatividad del barco especial con tecnología sonar que la compañía Helicsa contrató para rastrear objetos metálicos porque su alcance es de 150 metros en una zona que llega hasta los 700 metros de profundidad. "Lo podían haber hecho infinitamente mejor", concluyeron.

Las familias de las seis víctimas, que barajan la posibilidad de constituirse en una plataforma reivindicativa, tienen demasiadas preguntas y pocas respuestas aunque esperan que sus muertes sean al menos las últimas de pilotos y civiles "por razones que pudieron ser evitadas".

Los familiares insisten en que el Gobierno "no nos abandone" y abogan porque se resuelvan las diferencias existentes entre las compañías de seguro para no dejar desfavorecidas a la viuda y las tres hijas del copiloto desaparecido.

A casi una semana del fatal accidente, Pablo Ruiz y Carlos Torres tienen muchas preguntas que "exigen respuesta". Entre otras, saber porqué tuvieron que enterarse de la muerte de su hermano y cuñado por la televisión y conocer el tipo de avería que obligó al aparato a volar a Gran Canaria.

Según los familiares, al helicóptero se le detectó una pérdida de nitrógeno en la hélice cuando volaba de Marruecos a Canarias pero no saben si hay un registro de todas estas incidencias. Al parecer, el manual de vuelo indica que si ese fallo se detecta dos veces no debe despegar. Si la información es correcta, "¿quién decidió entonces que el vuelo tenía que realizarse?"

Pablo Ruiz Lacasa informó que la noche antes de producirse el accidente su hermano habló con su esposa trasmitiéndole la inquietud por el estado del helicóptero. "Tenía miedo de volar", recalcó. Tampoco se explica porqué habían tres personas, dos de ellas mujeres, ajenas a la nave siniestrada. Al parecer, esa misma noche hubo una fuerte discusión entre algunos de los miembros de la tripulación que, trágicamente, fallecerían al día siguiente.

Los familiares se preguntan porque la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, dijo al tener conocimiento del siniestro que el helicóptero se encontraba en perfectas condiciones de vuelo y ahora Helicsa dice que había problemas en una de sus hélices; ni entienden por qué la compañía tiene la adjudicación del 90 por ciento de los contratos con la administración. "Exigimos al Estado que no nos abandone. También le exigimos mayores y mejores contratos de seguridad de los helicópteros y de las empresas adjudicatarias", subrayaron.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies