Un grupo de 30 personas vendían documentación falsa a extranjeros

Actualizado 29/02/2012 13:29:12 CET

BARCELONA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Nacional, en colaboración con la Guardia Urbana y la Policía Local de Castelldefels (Barcelona), han desmantelado, con 30 arrestos en Barcelona y su área metropolitana, dos tramas dedicadas a facilitar documentos falsificados a ciudadanos extranjeros en situación irregular.

   Estas personas pagaban de 300 a 5.000 euros por certificados de empadronamiento y contratos de trabajo ficticios, según han informado fuentes policiales.

   Los contratos laborales eran supuestamente firmados por empresas reales que nada tenían que ver con la trama y que conocían los hechos cuando la Seguridad Social y Hacienda les reclamaban los pagos por esos trabajadores.

   Varios ciudadanos en situación irregular eran explotados laboralmente por compatriotas en tiendas de recuerdos de La Rambla.

   La Policía investiga desde mediados del pasado año a una serie de grupos asentados en Barcelona y dedicados a favorecer la inmigración ilegal que ofrecían, a cambio de cantidades económicas variables, diferentes documentos falsificados a ciudadanos extracomunitarios que precisaban regularizar su situación.

   Una de las tramas destapadas proporcionaba contratos de trabajo falsificados de empresas existentes sin el conocimiento de éstas, lo que les ocasionaba un perjuicio económico.

   Los fraudes estaban presuntamente coordinados por un perito mercantil que, realizando labores de gestor administrativo, tramitaba las solicitudes de autorización de residencia temporal a ciudadanos pakistanís, indios y de países de Europa del Este.

   Para ello contaba con dos colaboradores que ejercían funciones de traductores, cambiando con frecuencia de sede.

   Los investigadores averiguaron que en diversos establecimientos comerciales, ciudadanos indios y pakistaníes en situación irregular, podrían estar siendo explotados laboralmente por compatriotas.

   Las pesquisas posteriores permitieron confirmar a la policía que esta práctica se llevaba a cabo en cuatro locales de regalos en Barcelona y otro en Castelldefels, deteniendo en total a 20 personas por delitos de favorecimiento de la inmigración ilegal, falsedad documental y contra el derecho de los trabajadores.

   La otra trama desmantelada vendía certificados de empadronamiento falsificados de diferentes ayuntamientos españoles y otros documentos con los que poder simular una estancia en España superior a tres años.

   Los compradores, que abonaban hasta 3.000 euros, eran extranjeros que solicitaban su regularización administrativa por motivos de arraigo ante la Subdelegación del Gobierno en Barcelona.

   Por ello, otras diez personas de origen pakistaní, indio y marroquí fueron detenidas como presuntas autoras de delitos de favorecer la inmigración ilegal, falsedad documental y contra los derechos de los trabajadores.