La Guardia Civil localiza el cadáver de un conductor que se precipitó al vacío en el Puerto de Tarna (Oviedo)

Actualizado 09/11/2011 16:26:17 CET

OVIEDO, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha localizado el cadáver de un conductor que se precipitó al vacío en la zona de El Pedroso, a la altura del kilómetro 54.800 de la subida al Puerto de Tarna, cuando cayó con su vehículo, un Ford Fiesta, desde una considerable altura al Río Nalón.

La Benemérita recibió el aviso de la desaparición del hombre, vecino de Laviana, este lunes. Y entonces comenzó un dispositivo de búsqueda desde las 18.00 horas de ese mismo día por toda la zona limítrofe. Patrullas de seguridad ciudadana de los puestos de Laviana, Langreo y Noreña buscaron sin éxito durante toda la tarde y noche al desaparecido y su vehículo.

La búsqueda continuó por la mañana dando sus frutos a las 10.10 horas cuando efectivos del Seprona de la Guardia Civil de Nava tras una concienzuda búsqueda en motocicleta y gracias a la minuciosidad de los agentes localizaron unas posibles rodadas en un lateral de la AS-117 que podrían ser de una salida de vía de un vehículo.

Tras inspeccionar la zona más a fondo consiguieron localizar el vehículo del desaparecido en el fondo del precipicio, momento en que se pasa aviso al Grupo de Montaña de la Guardia Civil con base en Cangas de Onís reclamando su presencia para el rescate del cuerpo de esta persona debido a lo inaccesible del lugar.

Los componentes del Greim como en muchos de sus rescates en la montaña para agilizar el trabajo fueron trasladados junto con el material necesario por el Helicóptero del Cuerpo con base en La Morgal.

Varios agentes tras acceder al vehículo consiguieron excarcelar el cuerpo que se encontraba atrapado entre un amasijo de hierros, mientras sus compañeros preparaban desde lo alto de la vertical un sistema de cuerdas y poleas para poder izar el cuerpo del finado.

Los agentes del Greim utilizaron una cuerda para sujetar la camilla con el cuerpo mientras que con otra cuerda tractora mediante contrapesos que iban haciendo los guardias consiguieron izar el cuerpo realizando un gran esfuerzo físico.

El rescate se alargó durante cuatro horas ya que el terreno pedregoso requería el máximo cuidado para evitar que se desprendieran piedras que pudieran caer sobre los agentes que se encontraban en la zona del río.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies