La hermana de la joven asesinada en Bilbao lamenta que estuviera "en el momento menos indicado" en la discoteca

Actualizado 26/06/2007 16:41:32 CET

BILBAO, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Carolina Valencia, hermana de la joven Isabel Cristina, joven colombiana asesinada la madrugada del pasado domingo en una discoteca en Bilbao por un individuo que la confundió con una camarera con la que había tenido una trifulca, afirmó hoy que todavía no asimila el fallecimiento de su hermana y lamentó que estuviera "en el momento menos indicado" en ese lugar.

En declaraciones a Europa Press a la salida del tanatorio en compañía de su madre, Carolina señaló que la muerte de su hermana es "algo que se puede creer". "Es que, aunque la veas ahí, es algo que no te puedes creer, es algo que nunca te esperabas, más por la forma de ser de ella, tan tranquila, tan niña. Aunque la veas ahí, no lo asimilas", añadió.

La joven lamentó que Isabel Cristina estuviera en el lugar de copas "en el momento menos indicado", puesto que había decidido quedarse en casa esa noche, pero una llamada de una amiga la convenció finalmente para salir y fueron a la discoteca donde fue asesinada. "Y una jamás piensa lo que va a pasar", agregó.

Carolina asegura que guardará un recuerdo "muy bueno" de Isabel Cristina, a la que calificó de "muy buena hermana" y con la que estaba "muy unida". La joven tiene dos niñas y un bebé de mes y medio, a los que su tía "idolatraba". "Su ilusión era siempre el bebé, el bebé, mi niñas. Te queda ese recuerdo bonito de saber que ella nos quería muchísimo y nosotros a ella", concluyó.

Por su parte, Josefa, vecina de la fallecida, recordó a la joven como una persona "muy maja, muy calladita y muy formal", calificativos que extendió al resto de la familia "que lleva años viviendo aquí". Josefa vio ayer a la madre de la fallecida y a una de sus hermanas. "Te quedas helada, estamos todos helados", aseguró.

LA INVESTIGACIÓN

Según los primeros indicios de la investigación que desarrolla la Ertzaintza, el presunto asesino -A.M.D., de 19 años y la misma nacionalidad que la víctima, al igual que su cómplice, E.L.G., de 22-, le clavó un cuchillo en la garganta al cruzarse en su camino.

Algunos testigos sostienen que A.M.D., al que llaman 'El negro', mantuvo un enfrentamiento con una camarera de la discoteca por unos hielos. El joven arrojó a la empleada algún vaso, por lo que el novio de la chica, de origen dominicano, le sacó del establecimiento por la fuerza.

El agresor volvió al local, después, con un cuchillo y acompañado de un amigo al que llamó por teléfono. Durante su búsqueda del chico que le echó del local, lanzaba puñaladas a un lado y otro, por lo que a otra persona le provocó un corte en los tendones de un brazo. Una tercera persona también fue agredida, aunque de menor gravedad, según los testigos.

Según las hipótesis que se barajan, cuando llegó a la altura en la que se encontraba sentada Cristina debió de confundirla con la camarera con la que había discutido y la degolló por detrás con el cuchillo.