Un hermano del parricida de Sevilla admite que la familia estaba "estropeada" y con "problemas"

Actualizado 05/11/2006 16:45:27 CET

PUEBLA DE LOS INFANTES (SEVILLA), 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La familia del anciano de 73 años detenido por degollar supuestamente con una herramienta de trabajo a su hijo de 43 en La Puebla de los Infantes (Sevilla) reconoció que padre e hijo tenían "problemas" de convivencia y su relación sufría un constante "tira y afloja", admitiendo además que el núcleo familiar estaba ya "muy estropeado" cuando ocurrieron los hechos.

Uno de los hermanos del supuesto parricida, Francisco S., dijo a Europa Press que cuando ayer tuvo conocimiento de los hechos, ocurridos durante la madrugada, "no" se "lo creía", si bien admitió que el agresor, A.S.B., de 73 años, tenía "problemas" de convivencia con su hijo, M.S.L., quien había regresado al domicilio familiar tras separarse de su pareja, unión de la que surgieron varios hijos.

En ese sentido, el hermano de A.S.B. reconoció que el supuesto agresor y la víctima vivían en un constante "tira y afloja, achuchándose siempre el uno al otro", por lo que planteó la interrogante de "quién tuvo la culpa realmente". Así, afirmó que el núcleo familiar estaba "muy estropeado", dados los roces entre padre e hijo y el desplazamiento de la madre, que pernoctaba fuera del hogar a consecuencia de los malos tratos a los que era sometida, declarando además que en el municipio circulaban comentarios acerca de que el caso podría derivar en una tragedia.

Mientras, A.S.B. permanece cautivo en dependencias de la Guardia Civil, que recuperó una herramienta de trabajo como arma del crimen y espera entregar al detenido a la autoridad judicial durante la tarde de hoy o las primeras horas de mañana.

EL CASO. PARRICIDIO Y DETENCION

Los hechos acontecieron durante la madrugada del sábado, cuando se produjo una acalorada discusión entre A.S.B., de 73 años, y su hijo, M.S.L., de 43, en el interior del domicilio familiar, ubicado en el número 64 de la calle Cruz de La Pueba de los Infantes.

Durante la disputa, el padre supuestamente esgrimió una herramienta trabajo y atacó a su vástago alcanzándole en la garganta, heridas que le provocaron una muerte prácticamente instantánea. En torno a las 08.00 horas, el presunto autor del crimen abandonó el domicilio familiar coincidiendo en el umbral de la puerta con su esposa, quien pernoctaba fuera del hogar y regresaba a la vivienda a atender a sus familiares.

En ese momento, el supuesto parricida confesó los hechos a su mujer, quien posteriormente comprobó la veracidad de tales palabras y alertó mediante una llamada telefónica al Instituto Armado mientras su marido comenzaba a caminar por las calles del pueblo, siendo detenido en las proximidades del cuartel de la Guardia Civil en torno a las 09.00 horas de la mañana del sábado.

Mientras los facultativos sanitarios certificaban la muerte de M.S.L., los agentes recuperaban una herramienta de trabajo supuestamente usada como arma mortal, siendo el caso remitido al juzgado de guardia de Lora del Río, que instruye actualmente las diligencias.

Tanto el presunto parricida como la víctima poseían antecedentes policiales por casos de violencia doméstica, según se desprende de las primeras investigaciones practicadas por los agentes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies