Un joven de 14 años de un instituto de Santa Coloma de Farners (Girona) agrede levemente a un compañero con una navaja

Actualizado 25/01/2006 16:59:02 CET

SANTA COLOMA DE FARNERS (GIRONA), 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un joven de 14 años de edad del instituto de Santa Coloma de Farners (Girona) ha agredido a un compañero de clase con una navaja. La víctima no ha sufrido lesiones profundas y el agresor ha sido expulsado temporalmente del centro, según informaron a Europa Press fuentes de los Mossos d'Esquadra.

Los hechos se produjeron el pasado 11 de enero, cuando ambos jóvenes, alumnos del segundo curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) del IES Santa Coloma de Farners, jugaban en el patio a empujarse. En un momento determinado, se fue caldeando el ambiente, hasta que ambos compañeros se enfrentaron e insultaron.

A continuación, uno de ellos sacó una navaja y provocó un arañazo en el abdomen de su compañero. La víctima, que no sufrió lesiones de consideración, volvió al instituto al día siguiente, mientras que el presunto agresor ha sido expulsado temporalmente del centro.

El joven agresor, acompañado de sus padres y un abogado, ya ha prestado declaración ante los Mossos d'Esquadra y las diligencias del caso han pasado a manos de la Fiscalía de Menores.

El Consejo Escolar del centro estudia ahora si el agresor, que llegó a finales del pasado curso escolar al instituto y que hasta el momento no había creado problemas en el centro, tiene que ser expulsado definitivamente.

Por el momento, el joven "ha sido expulsado durante un mes" y hasta el próximo 11 de febrero, el consejo escolar "tiene tiempo para resolver los dos expedientes disciplinarios que se han abierto contra el estudiante", explico hoy a Europa Press el director del instituto, Josep Polanco.

El centro, que tiene casi 800 alumnos, ha decidido abrir al joven sendos expedientes disciplinarios "por la agresión que perpetró contra un compañero suyo" y "por llevar y mostrar la navaja", precisó.

Tras el suceso, los padres del agresor se mostraron "sorprendidos" por la conducta de su hijo, mientras que, por el momento, la familia de la víctima no ha presentado ninguna denuncia, según explicó el responsable del instituto.

NO HAY ALARMA NI PREOCUPACIÓN.

A pesar de ello, el suceso pasó desapercibido entre algunos profesores y la mayoría de alumnos, ya que el caso "se llevó con mucha discreción", según informaron a Europa Press otras fuentes del centro educativo. El incidente no ha causado alarma ni preocupación entre los alumnos, padres y profesores, y el centro espera que el eco mediático tampoco lo haga.

El Ayuntamiento de Santa Coloma de Farners también tuvo conocimiento del caso. En declaraciones a Europa Press, fuentes del consistorio quitaron importancia al suceso, al considerar que es "un hecho aislado" y "excepcional".

Polanco aseguró que en los siete años de funcionamiento del centro "nunca se había producido un incidente como éste" y que "en general estamos satisfechos de la convivencia" que hay en este instituto de la capital de la comarca de la Selva.

Según el director del centro, desde el instituto "se trabaja en la prevención y en medidas pedagógicas para que haya un buen clima", lo que ha contribuido que en el último año "se hayan reducido en un 55% las faltas por mal comportamiento y las incidencias leves como insultos, peleas y gamberradas".

CID DEFIENDE LA EXPULSIÓN DEL AGRESOR.

El suceso provocó hoy las reacciones de la consellera de Educación de la Generalitat, Marta Cid, quien hoy defendió la actuación de la dirección del instituto.

En la inauguración del salón ExpoJove, en Girona, Cid destacó que no se trata de un caso de 'bullying' sino de una agresión perpetrada en un centro educativo. Los responsables del instituto "han sido contundentes, prudentes, discretos y han hecho lo que debían", señaló.

Cid aseguró que el instituto de Santa Coloma aplica desde hace tiempo un programa de convivencia y mediación escolar, por lo que "presenta unos porcentajes de reducción de la conflictividad y de expedientes por faltas leves".

No obstante, señaló que, en ocasiones, "pueden suceder casos como éstos". La consellera de Educación reiteró la voluntad de su departamento de "aplicar la tolerancia cero" antes este tipo de sucesos.