El juez decreta secreto de sumario en el caso de la muerte en un tiroteo de un padre y su hijo en Granada

Actualizado 29/02/2012 18:57:40 CET

GRANADA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado que se ha encargado del caso del tiroteo que se produjo en la tarde de este martes en la Plaza Rey Badis de la capital granadina y que se saldó con la muerte de un padre y su hijo ha decretado el secreto de sumario, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Por otra parte, ya han finalizado los registros practicados por la Policía este miércoles en las viviendas de las familias implicadas, aunque no ha trascendido aún nada de su resultado. En cualquier caso, no se han producido más detenciones que la que ya se registró este martes, la de un hombre de 32 años llamado Israel con antecedentes por amenazas, que está previsto que pase a disposición judicial entre el jueves y el viernes.

Los dos fallecidos, de 65 y 37 años, serán enterrados este jueves en el Cementerio Municipal de San José, después de que sus restos hayan llegado este mediodía al camposanto, según el gerente de la Empresa Municipal de Cementerio y Servicios Funerarios de Granada (Emucesa), José Antonio Muñoz.

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación, está recabando los testimonios de los testigos y ya han concluido las inspecciones oculares en las viviendas de las familias implicadas en busca de pruebas, como el arma con la que se perpetró el crimen.

Los agentes han averiguado que las familias implicadas viven en el mismo bloque de pisos y que mantenían desavenencias desde hace tiempo, aunque en este caso el desencadenante de la pelea fue un televisor.

Los hechos ocurrieron sobre las 16,50 horas del martes frente al portal número 1 de la plaza Rey Badis de la capital, y desde entonces se mantiene en la zona un dispositivo policial para evitar conflictos violentos así como para evitar alteraciones de la escena del crimen.

Cuando los agentes y los servicios sanitarios llegaron al lugar de los hechos se encontraron con la víctima más joven ya cadáver, mientras que su padre falleció cuando era trasladado al hospital.

Según las primeras indagaciones, el primer disparo fue dirigido al hombre de 37 años cuando éste, tras discutir supuestamente con el ahora detenido, bajaba las escaleras del edificio para salir a la calle. El padre salió al escuchar los gritos y recibió el otro impacto de bala.

Fuentes vecinales aseguran además que el presunto autor de los hechos culpó inicialmente de los disparos a su hijo de once años, aunque este extremo no está confirmado por la Policía Nacional.

Durante el suceso fue detenido además un segundo hombre por arrojar una piedra a los agentes que habían acudido a la zona, y no se descartan nuevos arrestos en relación con estos hechos.