En libertad con cargos la hija del hombre hallado decapitado en Jérica (Castellón) tras declarar ante los agentes

Actualizado 10/06/2009 17:21:00 CET

CASTELLÓN, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La hija del hombre cuyo cadáver decapitado y sin manos fue hallado el pasado domingo en el Pantano del Regajo en Jérica (Castellón), y compañera sentimental del supuesto autor del crimen, ha quedado en libertad con cargos tras declarar ante la Guardia Civil por su presunta implicación en los hechos, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación.

El presunto autor de los hechos, que se entregó ante el temor de ser descubierto y que se encuentra en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Castellón, declarará mañana ante el juzgado número 4 de Torrent (Valencia), localidad donde residía la víctima y donde presuntamente se cometió el crimen.

S.S.T., de 35 años y vecino de Albal (Valencia), fue detenido el pasado lunes tras presentarse en dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia, acompañado de su abogado, y declararse autor de la muerte del padre de su compañera sentimental.

El suceso tuvo lugar el pasado 1 de junio, en el domicilio de la víctima, R.P.E., de 78 años, situado en Torrent (Valencia), cuando el detenido supuestamente le golpeó fuertemente en la cabeza y le causó la muerte por causas que se están investigando.

Posteriormente, tras decapitarle y cortarle las manos para evitar su identificación, lo trasladó en una furgoneta hasta el Pantano del Regajo, situado en Jérica (Castellón), y arrojó al agua el cadáver sujeto con cadenas a un lastre.

El presunto autor, al ver en los medios de comunicación que el cadáver había sido hallado y ante el temor de ser descubierto, decidió entregarse ayer a la Guardia Civil y contar detalladamente lo sucedido. La Benemérita, a partir de los datos facilitados, localizó en el término de Torrent (Valencia) enterradas la cabeza y las extremidades que le habían sido seccionados a la víctima.

El cadáver de R.P.E. fue hallado el mediodía del pasado domingo por unos piragüistas, por lo que se desplazaron al lugar efectivos del Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) de Valencia, Laboratorio de Criminalística y del Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Castellón, quienes se hicieron cargo de la investigación.

El cuerpo se encontraba a unos 10 metros de la orilla del pantano y estaba sujeto con una cadena a dos ladrillos, uno de ellos de hormigón, pese a lo que emergió lo suficiente para ser descubierto.

Tras el levantamiento del cadáver, fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Castellón, donde se le realizó la autopsia, que confirmó la muerte violenta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies