Olot (Girona) lamenta la "inimaginable" actuación del celador

Actualizado 22/10/2010 22:29:27 CET

Exhuman los cuerpos de dos de las víctimas del celador

OLOT (GIRONA), 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Olot, Lluís Sacrest, ha lamentado este viernes la "inimaginable" actuación del celador del geriátrico La Caritat, que ha confesado haber matado a tres ancianas este octubre, y ha expresado su pésame y apoyo a la familias de las víctimas, así como a los trabajadores del centro.

El celador de Olot fue detenido el lunes y ha admitido ante el juez que mató a tres ancianas del centro los días 12, 16 y 17 de octubre administrándoles un líquido corrosivo, supuestamente lejía. Por ello, el juez ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para el hombre, que sufre un trastorno maniaco-depresivo.

Para Sacrest, se trata de unos hechos trágicos que han perturbado el correcto funcionamiento del centro geriátrico y "han conmocionado las conciencias". Por ello, ha querido transmitir su "más profundo sentimiento" de pésame a las familias.

También ha trasladado su apoyo a los residentes del centro que han vivido tan de cerca los hechos, así como su confianza con la dirección, los profesionales y los trabajadores de La Caritat, una entidad histórica en la atención de las personas mayores.

"No podemos dejar que por la acción de una persona perturbada, situación que se puede dar en cualquier lugar del mundo, disminuya nuestra confianza con las personas e instituciones que, de forma admirable, atienden las necesidades de la gente mayor", ha explicitado.

Por ello, ha llamado a recuperar la serenidad y la confianza, y a dejar trabajar a la justicia con el objetivo de que "este triste episodio se vaya diluyendo en la memoria".

Este viernes por la mañana se ha procedido a la exhumación de los cuerpos de dos de las tres ancianas que supuestamente fueron víctimas del celador, Joan V., que este viernes ha pasado su primera noche en la cárcel.

Los restos de las dos ancianas han sido trasladados del cementerio a las dependencias del Instituto de Medicina Legal de Barcelona, donde los forenses los analizaran para determinar si también murieron envenenadas. El proceso puede durar varios días.

Se trata de las dos ancianas fallecidas en el geriátrico el martes y el sábado de la semana pasada y que, inicialmente se certificaron como muertes naturales. El celador admitió este jueves haber acabado con la vida de las tres mujeres envenenándolas.