Pasan a disposición de juzgados de Roquetas y El Ejido los 60 imputados en la red de prostitución

Actualizado 20/04/2007 14:24:53 CET

ALMERÍA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los 60 detenidos en la primera fase de la operación 'Zarpa' que desmanteló ayer una red internacional de prostitución y blanqueo de dinero en la comarca del Poniente de Almería han empezado a pasar a disposición de los Juzgados de Primera Instancia número 5 y 4 de El Ejido y Roquetas de Mar que instruye las diligencias de caso.

Según informó a Europa Press un portavoz de la Policía Nacional de Almería, esta previsto que las 13 personas identificadas como integrantes de la organización, entre las que se encuentran cuatro mujeres de nacionalidad rusa y nueve ciudadanos portugueses, españoles, búlgaros y ucranianos, y las 47 detenidas por estancia ilegal en España abandonen hoy las dependencias de las comisaria.

Sobre los cabecillas de la red de prostitución, que se calcula trajo a España fundamentalmente por el aeropuerto de Alicante a unas 2.000 mujeres en tres años a las que obligaron a "vivir como auténticas esclavas", según testimonio de la Policía Nacional, pesa la imputación por presuntos delitos de prostitución y contra los derechos de las personas.

La operación 'Zarpa', ordenada por la titular del juzgado ejidense, Ana Farinas Gómez, en noviembre de 2006 tras detectar reiterados envíos de dinero a Rusia, se desarrolló ayer con la intervención en cinco clubs de alterne de donde la Policía identificó a 151 mujeres de nacionalidad rusa.

Un total de 17 fueron detenidas en los clubes 'Barrica' y 'Glass', de Roquetas de Mar, otras 17 en el 'Glamour' y 13 en el 'Zambra', de El Ejido, todas ellas por estancia irregular en España. La Policía también intervino el club 'Montecarlo' de El Ejido y registró nueve domicilios.

Las declaraciones prestadas por alguna de las víctimas contribuyeron a esclarecer las actividades de la red. Una de ellas había sido forzada a prostituirse en el club 'La Barrica' y la otra en el club 'Glamour'. Ambas habían sido captadas en Rusia e introducidas como turistas en España, en lo que supone "un auténtico tráfico ilegal de personas para su explotación sexual".

RUSIA

Según informó la Jefatura, las mujeres, captadas en Rusia a través de agencias de viajes, eran trasladadas por diferentes vías y, en ocasiones, con documentación previamente manipulada o totalmente ficticia, hasta diversos clubes de alterne de la provincia de Almería, donde eran obligadas a ejercer la prostitución y depositar la totalidad de las ganancias en "la caja del club".

Asimismo precisó que el control sobre las prostitutas era "tan férreo" que debían solicitar autorización "para cualquier salida, por la que se fijaba una cantidad" y añadió que "realizaban su trabajo sin ningún tipo de contrato laboral, sin estar dadas de alta en la Seguridad Social, sin horario y sin respetar las condiciones laborales mínimas", incurriendo en las prácticas perseguidas por la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional y definidas en el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente de mujeres y niños.

CABECILLAS

Los cabecillas de la red han sido identificados como Ekaterina K., natural de Rusia; José N.G., nacido en Portugal y de 54 años; Bruno Felipe A.N., portugués de 28; Larisa C., rusa de 31 años; José Antonio B.V., español de 41 años; David A.P., natural de Almería de 24 años; Isidro Manuel M.R., español, de 40 años; Oxana rusa de 22 años; Dimitar D.C., de 33 años y nacionalidad búlgara; M., nacido en Rusia y de 40 años; y Natalia K., de nacionalidad rusa y 32 años.

En los registros efectuados los agentes intervinieron nueve vehículos de lujo y furgonetas, 21.000 euros en efectivo, numerosas piezas de oro, ordenadores, una pistola y otros efectos e instrumentos. Se calcula que la red, que también blanqueaba dinero, ha movido una suma en torno a los 650.000 euros y ha introducido unas 2.000 mujeres en el Poniente almeriense en los tres últimos años.

También forman parte de la red delictiva otros ciudadanos rusos pendientes de su detención, que desempeñaban la función de encargados de los clubes y de la vigilancia, tanto de los locales como de las chicas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies