La Policía interviene 26 plantes en viveros de marihuana localizados en pisos de estudiantes de Santiago

Actualizado 10/06/2009 15:33:03 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Santiago de Compostela intervinieron 26 plantas en dos operativos llevados a cabo en viveros de marihuana localizados en pisos de estudiantes del Ensanche compostelano.

Según informó hoy la Comisaría de Santiago, el pasado mes de mayo se llevaron a cabo dos operativos policiales con motivo de la existencia de cultivos de marihuana en habitaciones de pisos de alquiler para estudiantes, preparadas como viveros artificiales en los que se crea un "microclima idóneo" para que las plantas alcancen "un óptimo desarrollo en poco tiempo" y, posteriormente, proceder a su secado para consumir.

En los operativos fueron intervenidas 26 plantas de marihuana, 100 gramos de marihuana seca, 11,5 gramos de hachís, 60 macetas, dos lámparas de calor, un sensor de temperatura y humedad, tres ventiladores, un deshumidificador, un transformador eléctrico, temporizadores, regletas, abonos y otros efectos necesarios para este cultivo, todo ello puesto a disposición de la autoridad judicial.

Por estos hechos han sido implicados, según indicó la Policía, cuatro jóvenes que responden a las iniciales L.M.T.G., de 19 años; R.D.R.A., de 20 años; J.M.V.R., de 19 años; y A.L.C., de 20 años, todos ellos sin antecedentes policiales, y cuya residencia en la ciudad es temporal por razones de estudios.

La Policía explicó que ya se había descubierto en Santiago este tipo de actividad ilícita, desarrollada por jóvenes que alquilan pisos alegando residir con motivo de sus estudios y que dotan una parte de la vivienda de todo lo necesario para llevar este tipo de cultivo de sustancias estupefacientes --lámparas de calor, temporizadores, ventiladores y salidas--.

Se trata de una actividad, según advirtieron las mismas fuentes, que aparte de resultar "muy molesta para los vecinos por los ruidos, olores y trasiego de personas ajenas al edificio", supone un "riesgo" acondicionar la vivienda para este uso.

Así, señalaron que estos viveros artificiales "tienen una elevada demanda de energía eléctrica", las instalaciones son preparadas de forma artesanal por los mismos "sin tener en cuenta recomendación técnica alguna de seguridad" y, por tanto, pueden dar lugar a "algún incendio por sobrecarga de enchufes y cableado".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies