Buscar
Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 14/07/2011

Había consumido cocaína, hachís y alcohol

El presunto homicida de la joven apuñalada el martes en Jaén entró al piso para robar y agredió sexualmente a la víctima

JAÉN, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El presunto homicida de la joven de 22 años apuñalada en su domicilio del número 10 de la calle Sagrada Familia de Jaén a primera hora de la mañana del pasado martes accedió al piso para robar y agredió sexualmente a la víctima mientras se encontraba en "estado de embriaguez fuerte", según han determinado las investigaciones de la Policía Nacional, que se encuentran "bastante avanzadas" aunque el titular del Juzgado número 1 de lo Penal de la capital que instruye el caso ha decretado el secreto de sumario.

   En rueda de prensa celebrada este jueves en la capital jiennense, el portavoz y responsable de protocolo del Cuerpo Nacional de Policía en Jaén, Diego Moya, ha asegurado que la autopsia del presunto agresor, que tenía hasta ocho antecedentes policiales y falleció al arrojarse al vacío por la ventana cuando iba a ser sorprendido por los agentes, ha determinado que había consumido con anterioridad "gran cantidad" de alcohol y sustancias estupefacientes, en concreto, cocaína y hachís.

   Según los datos aportados por el Cuerpo, que ha reconstruido las últimas 24 horas de vida del presunto homicida, había cobrado una prestación económica de aproximadamente 400 euros, que había empleado, en parte, en la compra de dicha droga con el objetivo de pasar "todo el día de fiesta".

   No obstante, la Policía ha constatado que el móvil fue el robo, a pesar de que en el cadáver del varón fueron hallados, "más de 50 euros". Lo que ahora queda por saber, dado que el caso está bajo secreto de sumario, es "por qué entró en esa vivienda y no en otra". Además, como ha podido comprobar la Policía, "no hay registrada denuncia alguna por robo" en algún otro piso del edificio que se produjera con anterioridad a este suceso.

   Del mismo modo, se ha precisado que "nadie más intervino en el crimen", es decir, en el momento del homicidio tan solo se encontraban en el piso el agresor y su víctima. Al hilo, y dadas las especulaciones que han llegado a oídos de la Policía, ésta ha querido dejar claro que el varón "no tenía ninguna relación con la joven, no se conocían de nada", de igual manera que "tampoco es cierto" que el hombre robara las llaves del domicilio en el lugar de trabajo de la mujer.

RECONSTRUCCIÓN DE HECHOS

   Asimismo, la Policía ha trasladado a los medios que, tras cobrar algo más de 400 euros este pasado lunes, el presunto homicida estuvo todo el día en la calle hasta que a las 1,00 horas ya de este pasado martes llegó a su casa ebrio. Media hora más tarde, salió de la misma y se dirigió a un 'burguer', adonde entró a las 1,40 horas y salió a las 2,15 horas. Así, un cuarto de hora más tarde se adentró en un 'pub' en el que se tomó dos copas, si bien, la tercera le fue negada por el camarero a ponérsela por no estar seguro de que le fuese a pagar.

   De esta manera, salió de este establecimiento a las 5,00 horas y a las 5,05 horas entró en el bloque de viviendas donde vivía la joven de 22 años, la cuál se encontraba acostada después de haberse dado una ducha y de haber hablado por teléfono con su madre, como indicó ésta a la Policía. Así, en el transcurso del tiempo en que estuvo el homicida en el piso, además de agredirla sexualmente, cogió un arma blanca que se encontraba en la casa, que no portaba él, y acabó con la vida de la víctima.

   De este modo, fue a las 6,00 horas cuando la Policía recibió una llamada de un vecino que alertaba de "ruidos" en el domicilio de la mujer y fue cuando, al personarse la Policía en este lugar, el varón intentó huir por la ventana agarrándose a una barandilla de la que finalmente se soltó cayendo al suelo desde una cuarta planta, que representa una quinta dado el desnivel del suelo al encontrarse la ventana por la que se precipitó en una calle en cuesta.

   Así las cosas, Moya ha señalado que la Policía Nacional "no da el caso por cerrado", si bien es cierto que las investigaciones están "muy avanzadas", habiéndose concluido que el presunto homicida "no tenía una obsesión por la víctima", sino que se adentró en el inmueble con el objetivo de "simple y llanamente robar". Sin embargo, el hombre fallecido contaba con un total de ocho antecedentes policiales hasta el año 2006, cuatro de ellos por robo con fuerza y violencia.

Cargando el vídeo....
 

 

© 2014 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies