El Principado dice que "se tomaron todas las medidas oportunas" en el geriátrico de Avilés afectado por una intoxicación

 

El Principado dice que "se tomaron todas las medidas oportunas" en el geriátrico de Avilés afectado por una intoxicación

Actualizado 14/07/2006 15:12:54 CET

OVIEDO, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Vivienda y Bienestar Social del Principado de Asturias, Laura González, garantizó hoy que el Principado adoptó "de manera inmediata todas las medidas oportunas" tras la intoxicación alimentaria detectada el miércoles en el asilo público Jovellanos, en Avilés, en la que 19 ancianos y siete trabajadores del centro resultaron afectados.

González destacó que los controles que se realizan habitualmente por una empresa ajena al Principado "se seguían haciendo con normalidad". La responsable regional desvinculó este caso de una intoxicación alimentaria ocurrida en la misma residencia en 2003 y a consecuencia de la cual fallecieron dos internas.

Laura González, que ofreció una rueda de prensa junto con los responsables del Conceyu de la Mocedá de Oviedo para abordar las políticas de vivienda, aseguró que "el Principado se informó de manera inmediata de lo ocurrido en la residencia de Avilés antes de que saliese la noticia y también de manera inmediata se adoptaron las medidas que se toman habitualmente".

En este sentido aseguró que el responsable de Salud Pública en el área de Avilés se trasladó de manera inmediata a la residencia, para supervisar la evaluación de la situación de los afectados. "Ninguna de esas personas revestía gravedad y tan sólo una fue ingresada porque por su delicada situación particular, pero está estable". El resto de los afectados evoluciona favorablemente, dijo González.

La responsable regional afirmó que "desgraciadamente estas cosas ocurren en el verano, y ocurren en más sitios" y recalcó que "se tomaron inmediatamente las medidas oportunas tanto desde el ERA como desde el Servicio de Salud".

La consejera resaltó también que tras lo ocurrido en ese mismo centro en 2003, cuando dos ancianas fallecieron por un episodio de gastroenteritis, "se varió todo el ámbito de la cocina y almacén y se multiplicaron los controles para que situaciones así no se volviesen a repetir".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies