Retornan las piezas saqueadas del Museo del Mamut tres meses después del robo

Colmillos Del Museo Del Mamut
MUSEO DEL MAMUT
Actualizado 18/05/2012 15:19:19 CET

BARCELONA, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La veintena de colmillos y otras piezas talladas en marfil de mamut robadas hace tres meses han sido retornadas hace una semana al Museo del Mamut de Barcelona, una vez los responsables de la investigación han dado su visto bueno.

Las piezas fueron recuperadas cuando los Mossos d'Esquadra detuvieron al exdirector del museo por su presunta implicación en el caso, aunque han estado en depósito hasta ahora, cuando se ha autorizado que vuelvan al recinto.

En declaraciones a Europa Press, un portavoz del museo ha explicado que las piezas vuelven a estar en exposición y que como curiosidad algunas de ellas conservan los adhesivos de los Mossos.

Ha lamentado que en los últimos meses han perdido un gran número de visitantes por la falta de la colección, pese a que el museo continuaba abierto mostrando su colección de esqueletos y huesos de mamuts.

Ha admitido que cuando saltó la noticia del robo tuvieron un incremento de visitas porque mucha gente conoció la existencia del museo, pero ahora llevaban un tiempo en caída ante la falta de su principal atracción: los colmillos y las piezas talladas en marfil.

El museo es de titularidad privada y cuenta con una exposición de paleontología dedicada a los animales de la era glacial.

DETENCIÓN DEL EXDIRECTOR

El detenido había trabajado como director del museo, entre finales de 2009 y el verano de 2011, con anterioridad a la actual dirección.

Del museo robó piezas de material de marfil que pertenecían a colmillos de animales expuestos al público con un peso aproximado de 30 a 40 kilos cada uno, y dinero en efectivo, aprovechando que guardaba un juego de llaves.

El detenido transportó el material robado hasta un almacén ubicado en Cerdanyola del Vallès (Barcelona), de su uso exclusivo, y en el que se recuperaron 24 colmillos de marfil de mamut, un cuerno de rinoceronte, un cono de piel, 600 euros, un disco duro grabador de imágenes de las cámaras de seguridad y un mando a distancia del museo.

Los Mossos calcularon que el valor del material robado era de entre 400.000 y medio millón de euros.