Tres detenidos por cultivar marihuana en una finca de Castell-Platja d'Aro (Girona)

Cultivo De Marihuana En Castell-Platja D'aro
MOSSOS D'ESQUADRA
Actualizado 19/09/2012 12:18:34 CET

GIRONA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los Mossos d'Esquadra han detenido a tres hombres por presuntamente cultivar marihuana en una finca de una urbanización de Castell-Platja d'Aro (Girona), en la que tenían 1.200 plantas en diferentes estados de crecimiento, según ha informado la policía catalana.

Una patrulla de los Mossos fue requerida en la urbanización después de que dos individuos accedieran a una finca a través de la valla, y cuando los agentes llegaron vieron a dos hombres junto a un coche con el capó levantado, pinzas conectadas a la batería y el maletero abierto, en el que había dos plafones de lámparas florescentes.

Los hombres aseguraron que habían saltado la valla ya que el mando a distancia no funcionaba, pero que disponían de las llaves, y los agentes accedieron a la vivienda, donde observaron pequeños cultivos de marihuana medio tapados e iluminados con un total de 600 plantas.

Los agentes detuvieron a los dos hombres --un holandés y un dominicano--, y los investigadores determinaron que la vivienda se dedicaba a ocultar grandes cultivos de marihuana, así como un laboratorio estructurado y preparado para manipular las plantas.

Comprobaron que el subterráneo estaba acondicionado, con una infraestructura diseñada para garantizar el cultivo de las plantas tanto de día como de noche; así, en una de las salas había 300 plantas, mientras que en otra 250, algunas germinadas y otras todavía no.

En el fondo del garaje había un plástico negro que tapaba una serie de pequeños cultivos, y los pasillos estaban preparados con enchufes y cables que daban a dos salas independientes con gran cantidad de plantas; en la casa se encontraron en total 146 kilos de marihuana netos para el consumo, con un valor en el mercado de 155.000 euros.

Los detenidos también alteraron las comunicaciones eléctricas del exterior de la finca a través de una conexión directa a la entrada de la luz del contador, y los agentes localizaron ventiladores, cables, calefactores, una báscula de precisión y documentación, además de 1.500 euros, móviles y un ordenador.

La investigación policial concluyó con el arrestado de una tercera persona, un holandés de 44 años; los tres detenidos, sin antecedentes, ingresaron en prisión tras pasar a disposición judicial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies