Vientos de más de 100 kilómetros por hora dejan numerosos despredimientos y árboles caídos en las carreteras gallegas

Actualizado 09/02/2007 12:22:33 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El temporal de viento que durante toda la noche azotó a Galicia dejó rachas superiores a los 100 kilómetros por hora, que provocaron numerosos desprendimientos de tierras y piedras sobre las carreteras gallegas, así como caídas de árboles y señales. No obstante, no se produjeron víctimas personales ni daños de gravedad.

Según informó hoy el 112, Lugo fue la provincia más afectada, con incidencias en la propia capital --carretera Lugo-Castroverde--, en O Vicedo, en Ourol --kilómetro 16 de la C-640--, en Vilalba, en Muras y en Pantón.

También varios municipios de la provincia de Pontevedra sufrieron las consecuencias del viento y, en este caso, de la lluvia. Así, en Sanxenxo se produjo un anegamiento en la zona de Padriñán y hubo problemas con el suministro de luz, al igual que en Vilaboa y Caldas de Reis.

En otros ayuntamientos se registraron varias caídas de árboles, como Valga --Valga a Raxoi--, Cangas --kilómetro 13 del corredor de O Morrazo--, o Modariz --PO-262, en el kilómetro 3--. En Vigo se desprendió una ventana de un edificio de la calle Teófilo Llorente.

RACHAS DE 126 KILÓMETROS

Por su parte, en las provincias de Ourense y A Coruña la incidencia del temporal fue menor, a pesar de que las rachas más fuertes se registraron en el litoral norte coruñés, en Cedeira, donde se alcanzaron los 126 kilómetros por hora. El siguiente dato más elevado se recogió en Oia (Pontevedra), con rachas de hasta 116 kilómetros por hora, según explicaron a Europa Press fuentes de MeteoGalicia

También el sur de Pontevedra fue la zona que más precipitaciones recibió, que llegaron a los 28 litros por metro cuadrado. En este sentido, el técnico de MeteoGalicia consultado destacó que "no e suna cantidad excesiva, pero se recogió en un periodo muy breve de tiempo".

En cuanto a la previsión para las próximas horas, estas fuentes señalaron que el esquema será el mismo de ayer, con un progresivo empeoramiento de las condiciones, acentuado hacia la tarde noche. Nuevamente, será el viento el principal problema, aunque afectará más en la costa que en tierra.

En esta línea, MetoGalicia indicó que hoy comenzará a incrementarse el mar de fondo, que provocará olas de hasta seis metros. Esto, junto con las rachas de viento superiores de los 100 kilómetros por horas, propiciará "unas muy malas condiciones en el mar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies