La zona del socavón del Carmel tendrá una plaza y 20 pisos para jóvenes

Actualizado 25/01/2006 16:16:20 CET

BARCELONA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La 'zona cero' del barrio barcelonés del Carmel, donde hace un año se produjo el hundimiento de la cola de maniobras de la Línea 5 del Metro, tendrá una plaza pública, un edificio con 20 viviendas preferentes para jóvenes y un equipamiento todavía por definir.

El conseller de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat, Joaquim Nadal, y el alcalde de Barcelona, Joan Clos, firmaron hoy un convenio para la reurbanización de la manzana delimitada por las calles Sigüenza, Conca de Tremp y pasaje Calafell.

Según las previsiones, la plaza tendrá un espacio de 800 metros cuadrados y el nuevo edificio se situará junto a los edificios Conca de Tremp 8 y pasaje Calafell 4. El bloque de Conca de Tremp 8, el más complicado de rehabilitar, compartirá escalera con el nuevo edificio.

Las administraciones convocarán un concurso unitario de proyecto de edificación y plaza pública con el objetivo de conseguir una mejor integración. El Incasòl, que depende de la Conselleria, promoverá directamente o a través de terceros el nuevo coste de edificación delante de las dos paredes medianeras. Asimismo, la antigua edificabilidad de la 'zona cero' se trasladará a otra área del barrio para construir nuevos pisos de protección pública en régimen concertado.

Para ello, el Ayuntamiento tramitará la figura de planeamiento adecuada para la permuta de calificaciones y edificabilidad entre los dos solares. El Consistorio se hará cargo de la ejecución y el coste de las obras de urbanización de la nueva plaza, que todavía no ha sido bautizada.

UN NOMBRE PARA LA PLAZA.

Las administraciones consultarán con los vecinos el nombre de la nueva plaza. Algunos ya han hecho sus apuestas. Es el caso del presidente de la Asociación de Vecinos del Carmel, Fernando González, que además es uno de los principales afectados y hace pocas semanas pudo retornar a su casa.

Para González, la plaza debería llamarse Plaza Popular del Carmelo 27 E, "porque es un lugar popular" y porque el 27 de enero fue el día del socavón que ocasionó el desalojo de un millar de personas, dos días después de un primer desprendimiento en las obras del Metro que ya obligó a desalojar a 12 familias.

Tras la firma del convenio, Nadal destacó la "alta carga simbólica" de que el acuerdo se cierre en el centro de la Boca Nord, el primer espacio en el que las administraciones atendieron de forma masiva a los afectados por los hundimientos en el barrio.

CASA, METRO Y REHABILITACIÓN DEL BARRIO.

El conseller resumió los tres principales objetivos de las administraciones en el Carmel: que todos los vecinos regresen a sus casas (quedan unos 250 por retornar), que el Metro llegue al Carmel conectando desde Horta hasta Vall d'Hebron alrededor de 2008 y que se lleven a cabo las obras previstas en el Área Extraordinaria de Rehabilitación Integral (AERI) del Carmel y entorno. Nadal expresó su deseo de que "la gente esté tranquila y segura, que recupere la normalidad y que llegue el Metro".

Preguntado por si reconocía algún error un año después de los hechos, Nadal indicó que "el gran error fue el accidente, que es un cúmulo de errores". En su opinión, "no se cometieron errores graves" durante "la gestión de la crisis" y explicó que el segundo desalojo --que fue criticado porque se llevó a cabo después de certificar por escrito que los pisos eran seguros-- se llevó a cabo por "un exceso de cautela".

En cuanto a la petición de responsabilidades, Nadal reiteró que el Gobierno catalán será "exigente" en la responsabilidad patrimonial por parte de las empresas, mientras que recordó que las responsabilidades penales corresponden a los tribunales.

Por su parte, Clos remarcó que si bien hubo "una crisis grave", el barrio "recupera la normalidad". Resaltó el carácter "trabajador, luchador y forjado en momentos de dificultad" y subrayó que "hemos recuperado la vitalidad". "De la crisis tendremos que salir animados para cicatrizar la herida", agregó.

Clos señaló que "los vecinos piden aparcamiento" en el barrio y se comprometió a estudiar la posibilidad de ubicar plazas de aparcamiento bajo la nueva plaza. Asimismo, estuvo convencido de que "habrá cola" para los 20 nuevos pisos y, tanto él como Nadal, aseguraron que precisamente la zona del socavón tiene ahora una seguridad y una estabilidad del 100%. "Es un lugar absolutamente blindado", añadió Nadal.

González, como representante de los vecinos, expresó posteriormente su "satisfacción global" con la construcción de la nueva plaza. Asimismo, dijo que "seguiremos presionando para que se cumpla todo lo que han comprometido".

En este sentido, González indicó que "espero que se cumpla todo, hasta ahora se ha cumplido el 98%", en referencia a los acuerdos de indemnizaciones, permutas y demás negociaciones entre administración y vecinos, si bien apuntó que "siempre hay quejas" por temas concretos.

González recordó como hace un año muchos de sus vecinos consideraban que el barrio "era una ruina" y "no valía nada", mientras que ahora "dicen que se va a revalorizar". En su opinión, no se trata de "incoherencias", sino que es una prueba de que el barrio "vuelve a la normalidad".