Google reducirá sus emisiones de CO2 de cara a 2008 utilizando un 20% de energía renovable, entre otras medidas

Actualizado 26/06/2007 14:59:53 CET

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El portal de búsquedas Google acaba de anunciar que pretende reducir sus emisiones de dióxido de carbono para finales de 2007, mediante el incremento de la eficiencia de sus centros de información y la obtención del 20% de su energía de fuentes renovables.

En el marco de esta iniciativa, Google invertirá 600 millones de dólares (445 millones de euros) en la construcción de un centro de datos en el Estado de Iowa (Estados Unidos) que se abastecerá de carbón por lo que las emisiones serán mucho menores que las de otros centros.

Asimismo, Google se ha comprometido a difundir la importancia de los temas medioambientales entre personalidades políticas, empresas energéticas y usuarios de internet, para que trabajen juntos "en la reducción de emisiones".

En este sentido, el vicepresidente de operaciones de Google, Urs Hölzle, indicó recientemente en un acto celebrado en París que la compañía "quiere aprovechar su posición e influir en el mundo más allá de los ordenadores".

Hölzle especificó que Google prestará su apoyo "a las causas y no a los políticos individuales" aunque reconoció el respaldo de la compañía a las últimas leyes medioambientales aprobadas por el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger.

Además, Google presionará a sus proveedores de suministro para que generen una quinta parte de su electricidad a partir de fuentes renovables. De cara a los usuarios, la compañía utilizará herramientas como 'Google Earth' que informa a los usuarios sobre el cambio climático.

PROGRAMA PARA ORDENADORES.

Hay que recordar que a mediados de este mes de junio, Google y la empresa fabricante de procesadores Intel diseñaron un programa para ordenadores que permite ahorrar energía y reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero.

En este proyecto --que se conoce con el nombre de 'Climate Savers Computing Iniciative'-- han colaborado empresas como Microsoft, Dell, Hewlett-Packard, IBM y Lenovo Group, así como la Agencia para el Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA) y distintas universidades y asociaciones medioambientales.

El objetivo de esta iniciativa es el de incrementar la eficiencia energética del sector informático durante los próximos cuatro años, de tal modo que se recortará el consumo eléctrico de los ordenadores a la mitad para el año 2010 a través de tecnologías dirigidas al ahorro energético.

La iniciativa reduciría la emisión de gases del efecto invernadero, los que contribuyen al cambio climático, en 54 millones de toneladas anuales, una cantidad similar a la que se obtendría si se eliminaran 11 millones de coches.