La Junta de Extremadura se convierte en el primer gobierno regional con sistema global de administración electrónica

Actualizado 31/08/2007 15:00:43 CET

MÉRIDA, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Extremadura es el primer gobierno regional en España que cuenta con un sistema global de administración electrónica, un sistema "útil" tanto para los ciudadanos como para las empresas de la región, y que tiene el objetivo de simplificar y agilizar los trámites burocráticos.

Según informó la Junta en nota de prensa, el sistema global de administración electrónica permite a los usuarios efectuar telemáticamente cualquiera de los 1.050 procedimientos existentes. Se podrán obtener certificados, licencias, solicitar becas o subvenciones, realizar el pago de impuestos o pedir la tarjeta de la seguridad social, todo ello sin necesidad de acudir presencialmente a las oficinas de la Junta de Extremadura.

Además, se garantiza la validez legal de todos los trámites mediante el uso de la firma electrónica por parte del usuario. Asimismo, los ciudadanos podrán realizar sus peticiones a través de multitud de canales, ya sea teléfono, mail, web, incluso se piensa integrar la televisión digital terrestre como medio de comunicación.

Otra ventaja importante es que el sistema permite la colaboración entre funcionarios de distintas consejerías, estableciéndose flujos de trabajo que agilicen los procesos así como la creación de un registro único de documentos en el ámbito de la Junta de Extremadura.

Por último informó la Junta que el desarrollo de este proyecto, que se basará completamente en el software libre, ha sido contratado a la empresa Indra contando con una financiación de 6,3 millones de euros y posee un plazo de ejecución de 34 meses. Este proyecto supondrá la creación de 40 nuevos puestos de trabajo en el centro de software que la compañía tiene en Badajoz.

Con esta medida Extremadura se encuentra entre las primeras comunidades autónomas en cumplir la Ley de Acceso Electrónico a los Servicios Públicos, que reconoce el derecho de los ciudadanos a relacionarse con la administración por medios electrónicos.