El Senado aprueba la venta de fármacos por Internet y permite a podólogos y enfermeros "autorizarlos"

Actualizado 22/06/2006 11:58:50 CET

El PSOE afirma que en el trámite del Congreso se volverá al texto original

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Senado aprobó anoche el proyecto de Ley de Garantías y Uso racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios permitiendo nuevamente la venta de fármacos por Internet. El texto ha sido modificado sustancialmente, con la introducción de varias enmiendas como posibilitar a otros profesionales sanitarios (enfermeros o podólogos) --que no pueden prescribir-- utilizar o "autorizar" medicamentos previamente determinados por Sanidad, u obligar a incluir el precio en el envasado de los fármacos.

En concreto, el Pleno aprobó permitir la venta de fármacos que no necesitan receta por Internet (como defendía el texto remitido por el Congreso), iniciativa que contó con el apoyo del PSOE, CiU y Entesa, y el rechazo del PP, que había logrado prohibir esta venta en la Comisión de Sanidad en el Senado.

Tras el debate y la "complicada" votación de las enmiendas y dictamen del texto (por partes), el senador socialista Cristobal López Carvajal explicó a los medios de comunicación, que en el Congreso "se levantarán las enmiendas que han sido aprobadas en esta Cámara con oposición del PSOE (como la del precio en el envase y la de enfermeros o podólogos) volviendo al texto original".

En concreto, el Pleno sólo aprobó una enmienda del PNV relativa a los centros penitenciarios para que sus depósitos de medicamentos queden bajo al supervisión del servicio de farmacia correspondiente al Sistema Nacional de Salud más cercano al ciento. Además, dio el visto bueno a 7 enmiendas del PSOE, fundamentalmente técnicas; y a más de una decena del PP relativas a la financiación de medicamentos, competenciales y de cobertura normativa a la existencia de depósitos, entre otras.

Durante este trámite parlamentario se han debatido y votado casi tres centenares de enmiendas y todos los grupos parlamentarios coincidieron en criticar la "falta de diálogo" del PSOE.

En defensa del texto, el senador socialista López Carvajal, insistió en que "el núcleo sustancial de la Ley no se ha visto modificado en el trámite parlamentario" y reiteró que "es valiente y certera". Asimismo, señaló que esta Ley refuerza la seguridad de la prestación farmacéutica, controla el gasto farmacéutico, promueve un nuevo sistema de precios de referencia, reduce del 20% del precio de los fármacos que llevan diez años en el mercado si disponen de un genérico en Europa, e impulsa el uso racional de los medicamentos.

Entre las novedades más significativas --añadió-- la norma refuerza el papel de la receta médica, del abastecimiento y del sistema de farmacovigilancia; y obliga a que los prospectos se clarifiquen y a los laboratorios a establecer un seguro obligatorio. "Esta Ley pretende situar al ciudadano en el centro del sistema y es un proyecto de Ley con vocación de futuro", precisó y consideró que "la estructura ha unido a muchos grupos parlamentarios".

En esta misma línea, la senadora Elena Víboras afirmó que es una ley "bastante buena, y razonable para lograr la mejora de los servicios para los ciudadanos". Respecto a las críticas del Partido Popular manifestó que resulta sorprendente que "haya hecho una causa común con los partidos nacionalistas respecto a temas competenciales", y reprochó su "incoherencia", "sin aportar mejoras al texto".

CRITICAS POR "FALTA DE DIÁLOGO"

Por contra, la senadora 'popular' María del Pilar Fernández Pardo consideró que "el Gobierno pretende legislar a espaldas de ciudadanos, profesionales y sector farmacéutico, elaborando una norma exclusivamente economicista" y criticó la "falta de diálogo y carácter negociador del PSOE". En su opinión, hay que apostar por "una prestación farmacéutica que garantice la igualdad, que esté en permanente contacto con el sector, genere estabilidad para todos y respete las competencias autonómicas". Asimismo, pidió "respeto" para esta Cámara y que se mantengan los acuerdos alcanzados.

En esta misma línea, el senador Ramón Espasa (Entesa) criticó la "poca flexibilidad" del Ministerio de Sanidad y Consumo, al igual que José Ramón Urrutia (EA) que aseguró que "el Gobierno se ha posicionado como un frontón, impidiendo a los partidos hacer mejoras en el texto en aspectos técnicos y competenciales".

Asimismo, la senadora Inmaculada Loroño (PNV) también lamentó la postura que ha adoptado el Ministerio de Sanidad respecto temas competenciales que incluye esta norma y comentó que la Ley "es necesaria, pero no debe incidir sólo en aspectos economicistas". "Espero que las modificaciones incluidas en esta Cámara y que mejoran la Ley no sean rechazadas en el Congreso porque harían un flaco favor al Senado", sostuvo.

Por su parte, la senadora Rosa Nuria Aleixandre (CiU) reprobó la ausencia de la ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, "por no defender el proyecto" --al igual que el PP que calificó de "desaire" para la Cámara-- y advirtió que las normas que sólo tienen el apoyo de un grupo parlamentario son "cortas" o "pueden ser un desastre".

 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies