3.500 euros: el precio de las nuevas plazas de hoteles y viviendas turísticas unifamiliares en Mallorca

Actualizado 03/07/2018 17:41:39 CET
El cartel de un hotel de cuatro estrellas
EUROPA PRESS

Con el único voto en contra de Habitur que rechaza equiparar precios de hoteles y viviendas unifamilias

PALMA DE MALLORCA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La junta rectora del Consorcio Bolsa de Alojamientos Turísticos (CBAT) ha aprobado este martes los precios de las nuevas plazas turísticas en Mallorca, que serán de 3.500 euros tanto para todo tipo de hoteles como para las viviendas unifamiliares destinadas a alquiler vacacional. Igualmente, las plazas de viviendas plurifamiliares tendrán un precio de 875 euros y las de la modalidad de 60 días costarán 291 euros.

El fraccionamiento del pago de las plazas se hará en cinco años, de forma que las plazas de hoteles y unifamiliares costarán 700 euros anuales; las de plurifamiliares, 175 euros; y las de la modalidad 60 días 58,33 euros.

La junta ha aprobado esta propuesta con todos los votos a favor excepto el de Habtur, que ha votado en contra, y los sindicatos, que se han abstenido.

El Govern ha rebajado en 500 euros su propuesta inicial para acercarse a la del Consell de Mallorca, teniendo en cuenta que el año que viene la institución insular tendrá las compatencias en ordenación turística y el Consorcio.

Los hoteles y las viviendas unifamiliares compran la plaza de forma permanente y los plurifamiliares y la modalidad de 60 días al año pagan por la explotación durante cinco años.

Para calcular los precios, el Gobierno ha partido de una pervivencia de las plazas a alojamientos turísticos y unifamiliares de 20 años, escalonando los precios para los otros tipos de plazas. En el caso de las de viviendas habituales (modalidad 60 días), la base de cálculo ha sido de seis meses en lugar de 12 para que se prevé que la mayoría de interesados pidan los meses de julio y agosto.

Mientras que los hoteles deberán empezar a pagar cuando las tarifas entren en vigor --cuando se publiquen en el BOIB--, las viviendas deberán comprar las plazas una vez aprobadas las zonificaciones de los Consells (y el Ayuntamiento de Palma en el caso de Mallorca). Deberán adquirir las plazas que figuran en la cédula de habitabilidad de la casa.

La vicepresidenta y consellera de Innovación, Investigación y Turismo, Bel Busquets, ha valorado el "consenso" alcanzado y ha defendido la equiparación de las plazas hoteleras y unifamiliares ya que el alquiler vacacional es igualmente una plaza turística y tiene una "huella" en el territorio.

Así, ha apostado por trabajar en unas "islas sostenibles" y ha recordado que se trata de "riqueza" que se reparte entre los Ayuntamientos. Según ha indicado Busquets, en Mallorca hay todavía disponibles unas 43.000 plazas.

Igualmente, Busquets ha destacado que el dinero de la compra de plazas turísticas se invierte en infraestructuras para mejorar los municipios. En la convocatoria de este año se espera poner un mínimo de 10 millones de euros a disposición de los ayuntamientos de Mallorca.

En la última convocatoria, ha recordado la vicepresidenta, se pusieron a disposición de los consistorios unos 16,5 millones de euros, y con las aportaciones del Consorcio se han hecho inversiones por un total de 25 millones de euros.

Por su parte, el conseller insular de Economía y Hacienda, Cosme Bonet, ha argumentado que el debate sobre los precios "siendo importante tiene un efecto secundario" porque no establece "límites" al crecimiento sino solamente determina la capacidad necesaria para acceder a las plazas. En este sentido, el Consell quería facilitar este acceso a pequeños negocios o familias.

LA PATRONAL DE ALQUILERES TURÍSTICOS, EN DESACUERDO

El único que se ha votado en contra ha sido la Asociación de Viviendas Turísticas de Baleares (Habtur), que se oponía a equiparar los precios de las plazas de hoteles y viviendas unifamiliares. El presidente de Habtur, Joan Miralles, ha recordado que los apartamentos no tienen los mismos servicios que un hotel -como restaurantes y spa- y que no pueden competir en precios.

Otro argumento planteado por Miralles es que para las viviendas turísticas los menores de 12 años se incluyen en el cómputo de plazas, cosa que no ocurre con los hoteles. "En la práctica nuestras plazas acaban saliendo más caras que las hoteleras", ha protestado el presidente de Habtur, que considera que sus alegaciones "no se han tenido en cuenta" y que las viviendas vacacionales parten "con desventaja".

Por su parte, los sindicatos CCOO y UGT se han abstenido en la votación y han defendido la necesidad de que los trabajadores tengan "condiciones dignas". Asimismo, la vicepresidenta ejecutiva de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María José Aguiló, ha valorado el acuerdo alcanzado y ha calificado de "coherente" la propuesta aprobada.