USCA reclama que el acceso a la profesión de controlador en España vuelva a estar subvencionado

Controladora en la torre de control de Madrid
ENAIRE
Publicado 04/01/2018 18:57:55CET

El aspirante debe abonar hasta 75.000 euros en las distintas escuelas privadas existentes, denuncia

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) ha reclamado hoy que el acceso a la profesión de controlador aéreo vuela a ser público y esté subvencionado por el proveedor de Navegación Aérea como sucede en el resto de Europa y como sucedía en España hasta el año 2010, fecha en la que se liberalizó la formación. Un año más tarde se liberalizaron una docena de torres de control de la red, adjudicadas a Saerco y FerroNATS.

Según denuncia en un comunicado, los aspirantes a controlador deben abonar hasta 75.000 euros para poder optar a una de las plazas con un nuevo sistema que, en su opinión, "limita el acceso a la profesión de aspirantes con capacidad de ejercerla si no disponen del poder adquisitivo necesario para pagarse la formación".

En la actualidad, tanto Servicios y Estudios para la Navegación Aérea y la Seguridad Aeronáutica (SENASA), adscrita a Fomento, como los diferentes centros privados habilitados para ello imparten esta formación.

El sindicato USCA argumenta que la privatización parcial de Aena, de la que el proveedor de navegación aérea ENAIRE posee el 51%, ha incrementado el valor de la compañía por lo que parte de estos beneficios podrían ser utilizados para subvencionar la formación de sus futuros trabajadores, como sucede en otros países de Europa.

En concreto, cita a Italia (donde ENAV selecciona a los candidatos y los envía a una academia para su formación donde reciben un pequeño salario); Bélgica (donde los aspirantes que pasan las pruebas son formados en torre como primer paso antes de acceder a un puesto); Alemania (donde superadas las pruebas la formación se inicia en la escuela de controladores de ENAV) o Reino Unido (donde el proveedor NATS selecciona a los candidatos y los forma en su escuela para torres de control o posiciones de aproximación o ruta en centros de control).

La plantilla actual de controladores de ENAIRE asciende a más de 2.000 efectivos para un espacio aéreo de más de dos millones de kilómetros cuadrados y dos millones de vuelos anuales, controlado a través de cinco centros de control y 22 torres, además de otros equipamientos. Hay 13 torres de control de Aena liberalizadas, la mayoría con Ferronats Air Traffic Services --participada por Ferrovial y NATS--, como proveedor en concesión.

Precisamente, FerroNATS, operador comercial que actualmente que gestiona uno de cada cinco vuelos en España, pondrá en marcha una escuela de formación de controladores aéreos en Madrid, que abrirá este año. Los alumnos que completen la formación, obtendrán la licencia de alumnos controlador aéreo expedida por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Una vez superada la formación inicial, obtendrán la licencia de alumno controlador de aeródromo, que les permitirá unirse a la empresa.

MÁS DE 1.650 CANDIDATOS ASPIRAN A PLAZAS DE ENAIRE.

Por otro lado, hay que recordar que un total de 1.654 aspirantes opta a las 99 nuevas plazas de controlador aéreo de ENAIRE, lo que supone un 30% más que en la última convocatoria, un proceso de selección que comenzó a mediados de diciembre de 2017 y que corresponde a la segunda convocatoria de controladores aéreos en dos años, tras la preceptiva autorización para la contratación con carácter indefinido de 130 controladores.

Hasta finales de agosto de 2018 la entidad incorporará a 124 nuevos controladores aéreos, procedentes de las 236 plazas aprobadas entre 2015 y 2017. De ellos, 69 estarán plenamente operativos a lo largo de los primeros ocho meses del año en las torres o centros de control a las que sean destinados, tras haber concluido toda la formación y habilitación requeridas. Los 35 adicionales estarán habilitados a finales de 2018.

De cara a 2018, hay voluntad de realizar una nueva convocatoria, que sería la tercera en tres años y que "en un escenario ideal podría ascender a 130 nuevas plazas", según la compañía. De esta forma, sumarían 366 las nuevas plazas en el trienio 2016-2018.