'Kiss Bang Love' quiere demostrar que el amor es ciego

Kiss Bang Love
DKISS
Actualizado 31/07/2017 16:38:00 CET

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Tras el estreno de Amor al primer beso, este miércoles a las 22.30 horas llega a DKISS Kiss Bang Love, un nuevo programa de citas que se ha propuesto demostrar que la química es más importante que los ojos en cuestiones amorosas. En este nuevo dating, los candidatos, con los ojos vendados, deben besar a una docena de desconocidos (o no) y decidir cuál es su pareja ideal sólo con la información proporcionada por este primer contacto.

En esta ocasión, los solteros también tendrán su primer contacto a través de sus labios, aunque el beso no se limitará a una pareja propuesta por el programa, sino que los candidatos tendrán que encontrar su media naranja entre una selección de 12 personas.

Un grupo de desconocidos entre los que podría colarse, sin que lo sepan los implicados, alguna ex pareja o un antiguo pretendiente a los que no verán, por lo que tendrán que dejarse llevar por sus otros sentidos.

Tras una primera ronda, los ojos se destaparán y el o la protagonista elegirá a cinco semifinalistas con los que de nuevo intercambiará besos.

Los dos mejores 'besadores' serán los elegidos para disfrutar de una cita convencional con el protagonista. Tras estos dos encuentros, separados por 24 horas, el participante principal elegirá por fin a su media naranja, con la que podrá compartir un romántico fin de semana.

CATA DE BESOS

Durante todo el experimento, Rachel DeAlto, presentadora de Kiss Bang Love, proporcionará orientación a los participantes, guiándoles en esta experiencia que a menudo es romántica, a veces graciosa, ocasionalmente torpe y siempre increíblemente íntima.

Cuando dos extraños se encuentran y se besan de inmediato, saltándose la tradicional hoja de ruta de las citas, ahorran tiempo y esfuerzos, pero también se arriesgan a una experiencia que puede resultar... sorprendente.

Los espectadores de Kiss Bang Love, que también participan en este experimento como observadores, deben estar preparados para asistir a docenas de besos descuidados, besos excesivamente intrusivos y besos dolorosamente incómodos, con la consiguiente reacción de los implicados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies