Más de 40 millones de estadounidenses siguieron la gala de los Oscar

Anne Hathaway, Oscar a la mejor actriz de reparto por 'Los Miserables'.
MARIO ANZUONI / REUTERS
Actualizado 26/02/2013 13:14:06 CET

LOS ÁNGELES, 26 Feb. (Reuters/Ep) -

La 85 ceremonia de los Oscar celebrada el domingo ha registrado la mayor audiencia televisiva en tres años y el nuevo presentador Seth MacFarlane ha ayudado a impulsar el interés de los jóvenes, pese a ser atacado por los críticos de televisión.

Los datos de audiencia de Nielsen han revelado que 40,3 millones de estadounidenses vieron la ceremonia de entrega de los premios de la Academia de Hollywood en la cadena ABC, un tres por ciento más que en 2012, cuando la cadena captó a 39.3 millones de espectadores.

Además, la gala se ha convertido en la edición de los premios más vista de los últimos tres años, sólo por detrás de la edición de 2010, en la que el espectáculo sedujo a 41,6 millones.

Impulsada por una recaudación récord en taquilla y por la intriga sobre el debut de MacFarlane como presentador de los Oscar, el espectáculo aumentó un 11% la franja de audiencia comprendida entre 18 y 49 años, la más codiciada por los anunciantes, y en un 34% la de hombres entre 18 y 34 años, comparado con 2012.

SETH MACFARLANE, EL PEOR PRESENTADOR DE LOS OSCAR

Después de una noche de ocurrencias sobre gays y judíos y bromas subidas de tono sobre la desnudez femenina, parece que el hombre responsable de series de televisión de dibujos animados como 'Padre de familia' estuvo a la altura de su propia profecía. Según algunos medios Seth MacFarlane puede ser considerado como el peor anfitrión en la historia de los Oscar.

El escritor de la revista Rolling Stone Rob Sheffield ha señalado que MacFarlane parecía un "novato torpe" y ha añadido que "pocas ideas podrían haber sido más estúpidas" que convertir los premios de la Academia en un "especial de variedades de Seth MacFarlane".

La Liga Antidifamación (ADL), que hace campaña contra el anti semitismo, ha explicado que fue "triste y decepcionante" que el espectáculo de los Oscar hubiera "tratado de utilizar antiguos estereotipos anti judíos para provocar risas".

El grupo ha destacado una escena en la que Ted, el oso de peluche de MacFarlane, comentó a los invitados en el Dolby Theatre que es mejor ser judío si quieres trabajar en Hollywood.

"Cuando se tiene en cuenta que la audiencia mundial de los Oscar fue de más de 2.000 millones de personas, incluyendo a muchas que saben poco o nada sobre Hollywood o la falsedad de este tipo de estereotipos judíos, hay un potencial mucho mayor para que el mito del 'control de los judíos en Hollywood' sea aceptado como un hecho", ha señalado el director nacional de ADL, Abraham H. Foxman, en un comunicado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies