Quique Dacosta reinterpreta La Última Cena en Canal Historia

 

Quique Dacosta reinterpreta La Última Cena en Canal Historia

Quique Dacosta en La última Cena
HISTORIA
Actualizado 06/04/2017 15:20:50 CET

MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Última Cena, el espacio en el que reconocidos chefs reinterpretan la cena más célebre de todos los tiempos, regresa al Canal Historia por quinto año consecutivo. Quique Dacosta es en esta ocasión el encargado de encender los fogones de su restaurante de Denia para recrear la cena más famosa de la historia.

Un único programa que llega a las pantallas el viernes 7 de abril a las 22:00 horas, para descubrir los cinco platos que el chef con tres Estrellas Michelín ha preparado basándose en este momento histórico, o en otros protagonizados por Jesucristo como "el monte de los olivos".

"Una edición en la que se nota la pasión", como indica Carolina Godayol, Directora General de The History Channel Iberia, y con un "trabajo más poético" respecto al que se vio en las anteriores ediciones protagonizadas por: Dabiz Muñoz, Paco Roncero o Fernando Canales.

Una labor e investigación que ha durado cinco meses. En este tiempo Quique Dacosta ha hecho "un trabajo introspectivo" para hacer "la última cena con ingredientes de mi mediterráneo más próximo", comenta el cocinero.

Sin embargo, no solo los libros de historia le han servido al chef extremeño para inspirarse y representar la cena de Jesús con sus 12 apóstoles en cinco platos. También ha buscado inspiración "en los métodos, en los alimentos y en los ingredientes". Según indica Dacosta se trata de "investigar el pasado para descubrir el futuro".

CINCO PLATOS BASADOS EN SU COCINA HABITUAL

La Última Cena ha supuesto "un reto" para el cocinero que nunca había elaborado un menú específico para la temporada de Semana Santa, pero que ha superado con creces. Cinco platos en los que Dacosta refleja "la austeridad, el dramatismo, la belleza y el misterio" de aquella cena y que a pesar de "dejarse llevar", las cinco representaciones gastronómicas se identifican con su cocina habitual en la que utiliza productos de temporada procedentes de la huerta valenciana, el mar y las montañas mediterráneas.

"Cuando digo que lo he traído a mi territorio, he buscado en el cuadro de Leonardo Da Vinci", afirma Quique Dacosta. El cocinero afincado en Denia hace referencia a las representaciones que existen de la Última Cena en los "diferentes países del mundo" donde dependiendo del lugar "los ingredientes que hay sobre la mesa" también son muy distintos.

Así son los cinco platos en palabras del propio Dacosta:

CUERPO Y SANGRE DE CRISTO

"El cuerpo lo representamos creando una oblea a modo de pan ácimo. La sangre de Cristo será el vino tinto fondillón, hecho de forma artesanal en nuestra zona, donde el tiempo deja su carácter y el poso de lo antiguo impregna las uvas verdes recién recolectadas, para devolverle juventud a ese vino viejo. Para cerrar el primer plato, los pétalos de las flores del almendro transmiten la parte emocional, delicada y frágil del momento".

LAS LÁGRIMAS

"El Carpás representa también las lágrimas salinas derramadas amargamente en las aguas abiertas para que huyan los israelís. Con el agua de los encurtidos y fermentos crearemos los tres tipos de lágrimas. Un plato frío, ácido, amargo, astringente, donde la austeridad del alimento es la belleza del sabor".

EL MAR Y LA MONTAÑA

"Esta propuesta es la escenificación del monte de los olivos. Para ello, representamos los olivos con su fruto maduro, encurtido en agua, sal y hierbas secas que curan la aceituna negra. La misma que licuada con fermento de los interiores de las anchoas utilizaremos para cocinar los lomos del pez San Pedro, muy común y apreciado en estos tiempos en mi zona".

"Además, elaboraremos la tierra del monte de los olivos y sus propias hojas con la pulpa de las aceitunas, y su agua de curación (aliño). Por último, crearemos las espinas comestibles para constatar la austeridad de la época".

EL CORDERO Y LA CODORNIZ

"Este plato de carne nos permite representar la necesidad y la opulencia, lo asequible y lo intocable, lo poco y lo mucho que las sociedades de la época tenían. Para ello, elaboramos una tosta crujiente con la piel de las codornices y acomodamos los sesos de cordero a la llama, que simulan el relleno de las codornices en tiempo de necesidad. La esperanza la simbolizo con hojas, hierbas y brotes frescos sobre los sesos".

JAROFE

"Con este postre de piedra de miel de naranjo con nueces, cacahuetes del Collaret en vino y aceite de semillas de uva queremos reflejar la simplicidad que nos transmite 'La última cena'. Como si fuera traído de la mano del hombre artesano, o incluso de la misma naturaleza: la miel. Belleza y elegancia en el sabor".

Asimismo y en paralelo a la emisión del especial que emite Historia, el chef incluirá en el menú de su restaurante de Denia uno de los platos elaborados para esta reinterpretación de La Última Cena del 13 al 17 de este mes de abril.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies