Raúl Gómez: "Quiero ser el Jordi Hurtado del running"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Por el estreno de la segunda temporada de Maraton Man

Raúl Gómez: "Quiero ser el Jordi Hurtado del running"

Raúl Gómez, Maraton Man
ENRIQUE CIDONCHA/MOVISTAR +
Actualizado 14/11/2016 18:42:26 CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Tiene un carisma puro y un verbo muy ágil que maneja a la perfección. Casi tanto como controla sus músculos en cada carrera. Raúl Gómez es, de nuevo, el protagonista de la segunda temporada de Maraton Man, que se estrena el próximo domingo 27 de noviembre en #cero. Y no piensa parar.

"Quiero ser el Jordi Hurtado del running", comenta entre risas, como si estuviera corriendo. "Maraton Man se acabará cuando se me acabe la ilusión, pero por ahora la mantengo intacta. Estoy como una moto. El programa aguantará mientras mis piernas duren. Me las voy a asegurar como Jennifer López el culo", admite, otra vez, con otra sonrisa.

La nueva entrega del programa runner por excelencia quiere ser un poco más ambiciosa. Nueve episodios, 3 continentes, 72.000 kilómetros. Coproducido por Zanskar, Maraton Man se enorgullece de su propio potencial emocional y de estar hecho "para el corredor popular", como expresa su director, David Moncasi.

"Grabamos unas 20 horas de metraje para un programa de 50 minutos. Se necesitan 7 semanas en acabar uno de ellos. Y es que nos lanzamos sin paracaídas", continúa Moncasi, "porque el formato se basa en contar la verdad". El testigo lo recoge Raúl: "Sí, nos lanzamos al vacío, con muchas sorpresas. Y ha quedado bonito, porque no sabemos hacerlo de otra forma".

"Maraton Man es un programa, ante todo, optimista: si quieres, puedes", dice Raúl Gómez como si la presenatción fuera una de sus muy seguidas publicaciones en redes sociales. "Disfruto mucho corriendo, entrenando para conseguir retos. Somos el Actimel de los runners, un servicio público, el taxi de la televisión. Y por eso en el show somos cazadores de sonrisas, aunque gastemos muchas zapatillas", bromea.

ESKERIK ASKO, DOSNOTI

El equipo de Maraton Man habla en San Sebastián, hasta donde se han desplazado para la media maratón de Behobia - San Sebastián. "Todas las carreras son el reflejo de la ciudad, de lo que se está viviendo. Pero correr en España es alucinante: el ambiente, la gente... no hay un metro que no haya alguien aplaudiéndote. Hay mucho amor: he ido los 20 kilómetros con una sonrisa de enamorado", comentaba Raúl después de completarla.

"En casi todas las carreras hay un momentito en el que digo 'no vuelvo a correr', sobre todo después del kilómetro 30. Mola, pero se sufre. Aunque cuando la acabas... Esta, por ejemplo, es agotadora, pero hay que venir a hacer Behobia - San Sebastián al menos una vez en la vida... por el chuletón de después también" vuelve a decir a medio camino entre la verdad absoluta y la sorna.

"Llevo escuchando 10 años que el running es una moda, pero es una moda que ha llegado para quedarse, como el gin tónic. Es una afición que hoy aquí han compartido 32.000 personas. Y sólo hay que ver sus caras cuando cruzan la meta, esa felicidad... entiendes por qué la gente corre. Me ha dado energías para una temporada más", resuelve. "Si buscaras ahora felicidad en Google, a lo mejor sale mi cara", bromea de nuevo.

¿Pero el running qué le ha aportado a Raúl Gómez? "El running me ha dado trabajo, me permite pagar la hipoteca", ríe algo canalla, y continúa, "no, me ha dado alegrías, la posibilidad de conocer a mucha gente. Compartir una afición es siempre bonito. Mi novia ahora corre mejor que yo porque la he entrenado". Lleva casi 9.000 kilómetros desde que empezó a correr y asegura que no ha tirado unas zapatillas con las que ha corrido. Ni camisetas. Ni medallas.

CONQUISTAR EL MUNDO

Tampoco las historias. Un "Maraton Man quiere conquistar el mundo" se le escapa a Raúl, con una ambición bien focalizada. Estas nuevas grabaciones (entre temporadas asegura estar "en el sofá y entrenar 3 o cuatro veces por semana") le han llevado a él y a su equipo a varios confines de La Tierra.

Han corrido en Ruanda, junto a una mujer que huyó del genocidio; a Japón, con una pareja de abuelos que corren "como un reloj", como asegura Moncasi; a Cuba, donde se grabará el último programa ("creo que corre Trump", se burla Raúl); a la India, donde hay un runner que corre maratones ¡con 100 años!; la maratón de Medoc, en Burdeos, también conocida como 'la maratón más lenta del mundo', donde se va disfrazado, y hay 23 paradas para beber vino y comer foie; o la media maratón de Ciudad de México, el primer programa.

Allí conocerán a Pato Fiel, que lleva unas 300 carreras, 53 medias maratones y 15 maratones, pero que perdió una pierna en un accidente del transporte público donde fue el único superviviente. Él también dará una de las novedades de esta temporada, el 'Consejo para runners'.

Serán los propios protagonistas de las historias, el fisioterapeuta Jordi Reig o incluso el reconocido atleta español Chema Martínez. Raúl Gómez dice llevarlos a cabo, también por la admiración y el asombro que le producen. Y con él, a sus espectadores.

"Es apasionante ver los motivos por los que corre la gente. Yo lo que hago es abrirme en canal y ser como soy en pantalla. Y luego, intento ser un espejo con la audiencia", zanja. Y vuelve a sonreír.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies