Vuelve ¿Qué fue de Jorge Sanz?: "A veces en el éxito pierdes más dignidad que en el fracaso"

Qué fue de Jorge Sanz con David Trueba, Jorge Sanz y Eduardo Antuña
MOVISTAR PLUS
Actualizado 04/03/2017 18:15:10 CET

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS- Borja Abelleira) -

Hace seis años, David Trueba y Jorge Sanz ponían en marcha un proyecto original y apenas sin precedentes en la ficción española. ¿Qué fue de Jorge Sanz?, se preguntaban en una paródica mini serie de seis episodios allá por 2011. Una idea que muchos no entendieron -"la gente no paraba de decirme: '¿Pero Jorge se presta a esto?'", confiesa Trueba- pero que seis años después se ha consolidado como un producto pionero, valorado y casi de culto.

En esta nueva entrega, que se estrena el 4 de marzo en Movistar + de nuevo en formato de un único episodio de hora y media, Jorge Sanz ha regresado a los altares de la industria, con todo lo que ello conlleva. "Tengo la teoría de que se ve de qué pasta está hecha la gente cuando le pones una cámara delante, cuando se hace famoso y alcanza lo que ellos piensan que es el éxito", explica el propio protagonista.

Si en los capítulos anteriores se presentaba a Jorge como ese clásico juguete roto, ahora parece haber recuperado su 'mojo' y deja de lado a su otrora inseparable Amadeo Gabarrón (Eduardo Antuña), gran amigo y quizá no tan buen representante. "Siempre había un personaje que 'había sido' -comenta Sanz- y ahora vemos a alguien que 'vuelve a ser', y es ahí donde jugamos con las flaquezas que te da el éxito".

Desde los comienzos, el papel de Jorge supone todo un ejercicio de humildad y de saber reírse de uno mismo que tiene que agradecer, y agradece, al impulsor de todo esto: David Trueba. "Esta serie no se podría seguir haciendo si no fuese por él", confiesa el propio intérprete. Mientras tanto, el director, creador y guionista habla del nuevo rol que adopta Sanz en esta entrega.

"Siempre me ha molestado cuando las series se repiten, cuando todo es previsible. Por eso pensé que sería bonito arrancar desde la situación contraria, que desaparezcan personajes que siempre han estado al lado y que eso genere cierta tensión. A veces en el éxito pierdes más dignidad que la que has perdido en el fracaso", asegura el pequeño de los Trueba, quien ha rematado una novela que se lanzará en abril mientras rodaba este episodio.

SANCHO, QUIJOTE Y MUCHO MÁS

La nueva temporada trae consigo nuevos rostros, aunque sobradamente conocidos. Es el caso de Aitana Sánchez-Gijón -con breve pero intensa aparición- o Úrsula Corberó, interés amoroso de Jorge en esta entrega y que pone a prueba su buen humor para enfrentarse a todos los prejuicios que la gente pueda tener sobre figura pública, sobre el personaje real. "Tiene algo 'woodyallenesco', entre pizpireta y loca. No es fácil tener ese punto de humor", destaca David Trueba al respecto.

De eso se trata ¿Qué fue de Jorge Sanz? al fin y al cabo, de asistir a una caricatura del mundo del espectáculo. Un trato amable pero ácido, en el que los actores "saben que vienen a correr riesgos; no salen indemnes y tienen que atreverse", tal y como explica el director. Eso sí, Trueba reconoce que "con respecto al inicio, ha sido mucho más fácil" contactar con el reparto, puesto que la gente ya conoce la serie y su significado.

En el mismo sentido, para Eduardo Antuña -esa suerte de Sancho siempre fiel a su Quijote- trabajar en la serie supone "una terapia; son casi vacaciones", por lo que recomienda la experiencia a todos sus compañeros de profesión, aunque él interprete al único personaje 'original'. Un manager de curioso método -aplicado desde la venta de quesos- al que Antuña guarda muchísimo cariño. "Hay mucha ternura en este personaje", define el actor asturiano. Y sobre el nuevo episodio comenta: "Amadeo ya no pinta nada en la vida de Jorge, es amistad y devoción. Solo quiere estar con él y hará lo que haga falta".

BUDAPEST Y LO OPORTUNO

"Los episodios surgen tanto del contexto real como del nuestro propio", reconoce David Trueba acerca de una simbiosis que llevó a todo el equipo a Budapest, coincidiendo con el rodaje de La reina de España. Filmada por su hermano, el también director Fernando Trueba, la grabación sirve de excusa para que Jorge viaje con sus hijos (Violeta Rodríguez y Merlín Sanz) a orillas del Danubio, aunque la compañía femenina no resulta para nada de su agrado.

La promoción de película ha dado mucho que hablar semanas antes de su estreno. Para David Trueba, la figura de cera -con la que se armó un lío tremendo en redes sociales- "representaba un poco de la cutrez del éxito". El director confiesa que "cuando presentamos la estatua contamos con el verdadero director del museo, que luego interpreta ese papel en la serie, y días más tarde tuvo que desmentir que la figura no era del museo, que la han hecho para el episodio. Fue maravilloso".

¿Y en el futuro? Más y mejor, al menos esa es la intención. "Tenemos que meter a las de Femen en un capítulo", aventura Trueba. "No, no -le niega Jorge entre risas-. Mejor dando el pregón en el orgullo y con la gente llamándome de todo". Son solo ideas sueltas en la mente de quien no deja de imaginar, pero lo cierto es que la ficción tiene asegurado el recorrido sea cual sea el formato: "A veces he pensado en volver a hacer una mini temporada en lugar de un episodio especial", confiesa Trueba, quien por otra parte ve "la casa perfecta para esta serie" en Movistar +. "Y ellos también lo sienten también así", remata.

Además, reconoce que le gusta la idea de que su proyecto perdure en el tiempo como una serie a largo plazo. El 'Boyhood' de la ficción española. "Me gustaría que de pronto alguien dijese en el futuro: 'bueno, y está esta cosa experimental que hicieron unos en España en el cambio de siglo...' Siempre pienso en que en el último capítulo todos los personajes tienen alzheimer y nada tiene ninguna lógica. Pero que se descubra, al acabar el episodio y montarlo, que también tengo alzheimer yo", remata Trueba ante las carcajadas de sus compañeros.

Por último, tanto director como protagonistas se felicitan de que su proyecto haya servido de "puente" para que se confíe en la producción española y siguen esperando acontecimientos: "Lo importante es que a Jorge le pasen cosas. Al final, tanto las buenas como las malas son el motor de la creatividad", concluye el director. Visto así, con Trueba, Jorge y compañía de por medio, todo hace pensar que tendremos ¿Qué fue de Jorge Sanz? para rato.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies