Cargando el vídeo....

El alcalde de Alcorcón llama a la calma y dice que no existió "ningún enfrentamiento entre bandas".

Actualizado 22/01/2007 19:13:17 CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

"Aislados" o "muy preocupantes". Los principales grupos políticos no se ponen de acuerdo a la hora de calificar los incidentes ocurridos entre jóvenes españoles y latinoamericanos el pasado fin de semana en la localidad madrileña de Alcorcón. El alcalde del municipio, Enrique Cascallana, del PSOE, llama a la "serenidad" tras lo que considera "un hecho aislado y puntual". Aseguró hoy en rueda de prensa, además, que las reyertas no se debieron a "ningún incidente entre bandas". Por su parte, el vicepresidente segundo y consejero de Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Alfredo Prada, califica las peleas de "muy preocupantes" y recrimina al Ministerio de Interior que "si hubiera más presencia policial, habría una política preventiva que evitaría situaciones como estas".

Según el edil de Alcorcón, Enrique Cascallana, la cobertura de los medios "no se corresponde con la realidad", algo por lo que se muestra "sorprendido", ya que la polémica provendría de un sector "muy minoritario, racista y antisistema". Respecto al estado del herido en la reyerta del sábado, Cascallana asegura que "no se le ha tenido que extirpar el bazo como se había dicho y presenta una clara mejoría". De la misma opinión es su compañera de partido y delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, quien confirmó que se tomarán las medidas que sean necesarias "para atajar los problemas que puedan surgir". Además, quiso acallar las informaciones que involucran a grupos de extrema derecha en las peleas asegurando que no se corresponden con su 'modus operandi'.

El Consejero de Justicia e Interior madrileño, Alfredo Prada, tilda lo ocurrido de "muy preocupante" y exige a Interior que responda de unos "hechos delictivos graves", solicitando al Ministro del ramo, Alfredo Pérez Rubalcaba, su comparecencia en el Congreso. Del mismo lado se posiciona la concejala de Asuntos Sociales del ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, recrimina al Gobierno central que es su competencia "garantizar que la calle la pueda utilizar todo el mundo", en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por OTR/Press. Mientras el número dos del PP, Angel Acebes, calificó los hechos de "pelea masiva" y arremetió contra el Gobierno por tratar de engañar a los ciudadanos diciendo que no hay un problema de bandas.

No es la opinión de otros colectivos sociales. "Esto se llama xenofobia y racismo", asegura el presidente del Foro para la Integración Social de los Inmigrantes, Lorenzo Chacón. Según su opinión, detrás de estos incidentes se escondería "una persecución sistemática contra todo lo que parece dominicano y latino". Raúl Giménez, portavoz de la Asociación Hispano-Ecuatoriana Rumiñahui, quien considera que las reyertas de Alcorcón evidencian las tensiones que sufre la sociedad española para hacer frente a la integración de los jóvenes extranjeros" y reclama que no se generalice las opiniones contra el colectivo extranjero.

El portavoz en Madrid de SOS Racismo, Javier Ramírez, lamenta que "el factor de pertenencia a una nacionalidad se convierta en un factor de criminalidad". Desde otra organización, el Movimiento contra la Intolerancia, se ha solicitado un mayor número de programas de integración y que trabajen especialmente sobre la violencia juvenil.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies