Cargando el vídeo....

Casi cinco millones de niños menores de 5 años mueren cada año por desnutrición, según Intervida

Actualizado 09/04/2008 19:36:32 CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Casi cinco millones de niños menores de 5 años mueren cada año por desnutrición, lo que significa que cada hora mueren en el mundo 500 niños por esta causa, según informó Intervida, con motivo del Día Mundial de la Salud.

Los primeros años de vida de un niño son cruciales para su desarrollo, según Intervida, y las deficiencias nutricionales que sufren en este periodo afectan a su salud y supervivencia, por lo que la falta de vitamina A, por ejemplo, aumenta en un 25 por ciento el riesgo de muerte de un niño.

Además, los niños desnutridos tienen menos defensas para afrontar las enfermedades, incluso aquellas más comunes como diarreas, infecciones respiratorias y anemias, y más probabilidades de desarrollar enfermedades crónicas cuando sean adultos, según denunció la organización.

Según estimaciones del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) durante el periodo entre 1940 y 2004, en el Salvador, país en el que Intervida realiza campañas de ayuda, más de 400.000 muertes de niños menores de 5 años estuvieron asociadas a la desnutrición. Este país ocupa el tercer lugar en desnutrición global de Centroamérica con una tasa de incidencia para los más pequeños del 10,3 por ciento.

En cuanto al coste que supone, Intervida manifestó que es muy elevado para los países con importantes consecuencias económicas. En este sentido, señalaron que invertir en una buena nutrición supone mejorar la educación de los niños, mejorar la productividad de las generaciones venideras y reducir el costo en salud.

Según cálculos recogidos en un informe del PMA y la CEPAL estiman que si en El Salvador se cumpliese la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad la desnutrición para 2015, los ahorros serían de hasta 133 millones de dólares.

Por otro lado, Intervida destacó la paradoja de que, mientras en algunas regiones del planeta millones de niños están desnutridos, en otras como España, estudios del Ministerio de Salud y Consumo estiman que un 8,5 por ciento de los niños entre 2 y 17 años sufren obesidad, y el 18 por ciento tiene sobrepeso.