Cargando el vídeo....

Dimite el ministro libanés de Interior, tras el ataque a la Embajada danesa en Damasco

Actualizado 06/02/2006 14:12:40 CET

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los manifestantes concentrados ante la Embajada danesa en Beirut han logrado encender un fuego en el edificio, en el que se puede apreciar una columna de humo.

Las fuerzas de seguridad tuvieron que recurrir a gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los más violentos.

Las fuerzas de seguridad recurrieron a cañones de agua y gases lacrimógenos para reprimir a los manifestantes, y al menos 18 personas han resultado heridas. Los concentrados protestaban por las caricaturas del profeta Mahoma aparecidas en la prensa europea, sólo un día después de que en Damasco los manifestantes prendieran fuego a las embajadas danesa y noruega.

Los ciudadanos y las propiedades de estos dos países nórdicos, los primeros donde se publicaron las caricaturas, han sido el principal objetivo de los manifestantes enfurecidos.

En Beirut, la protesta de miles de personas degeneró pronto en violencia, cuando un grupo de extremistas logró romper el cordón de seguridad pese a que los efectivos respondieron con cañones de agua, gases lacrimógenos y disparos al aire. Según fuentes de la seguridad, entre los 18 heridos hay manifestantes, policías y bomberos.

Testigos presenciales vieron cómo al menos 10 personas eran evacuadas en ambulancias. Además, los manifestantes atacaron a pedradas la iglesia de San Marón, una de las principales de la comunidad católica maronita, y comercios del barrio cristiano de Ashrafieh, a pesar de que religiosos musulmanes trataron de frenar los ataques.

Banderas danesas, incluso coches de bomberos, también vieron incendiados. Las autoridades desplegaron unos 2.000 efectivos militares y de policía en las inmediaciones del Consulado y de este barrio cristiano. Según fuentes de seguridad, el personal evacuó el edificio, llevándose sus pertenencias y los documentos, hace dos días, anticipando las protestas

En esta situación de caos, el gran muftí, Mohamed Rashid Kabbani, condenó la violencia y denunció que entre los manifestantes hay infiltrados que pretenden "dañar la estabilidad de Líbano", "explotar" las protestas para provocar más malestar y "distorsionar la imagen del Islam".

El Gobierno de Líbano pidió disculpas a Dinamarca. El ministro libanés de Información, Ghazi Aridi, declaró esta mañana, tras la reunión de anoche del Ejecutivo, que el Gobierno "ha rechazado y condenado los actos de violencia, que dañan a la reputación de Líbano, a su imagen civilizada y a los nobles objetivos de la manifestación". Por ello, "el Gobierno pide perdón a Dinamarca", manifestó Aridi.

Por su parte, el ministro danés de Exteriores hace un llamamiento a la calma y dice que ya "es suficiente. "Es una situación crítica, y es muy seria", reconoció Moeller a la radio pública danesa, después de que manifestantes atacaran e incendiaran la representación diplomática de su país en Beirut.

Los manifestantes piden las excusas de Dinamarca y del resto de países europeos donde se publicaron las imágenes de la polémica. El primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, explicó que el Ejecutivo no se puede disculpar por la libertad de prensa del país.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies