La exdiputada Balletbò comprende que tras la foto de Mas con Zapatero, ERC se sienta despechada

 
Cargando el vídeo....

La exdiputada Balletbò comprende que tras la foto de Mas con Zapatero, ERC se sienta despechada

Actualizado 27/01/2006 14:12:21 CET

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La exdiputada del PSC, Anna Balletbò, mostró su preferencia por el "ruido mediático y la discrepancia de opiniones" que está rodeando el actual proceso de negociación de reforma del Estatut, al "ruido en los cuarteles" que imperó cuando se negociaba el primer Estatuto de Autonomía de Cataluña y que se tradujo en "la salida de los tanques a la calle y el intento de un golpe de Estado el 23-F".

En declaraciones a Europa Press Televisión, destacó ésta como la "diferencia sustancial" entre los dos procesos a los que separan los 26 años transcurridos. "Ahora todos opinan, todos influyen, y el protagonismo mediático supera al político; hasta los militares están dejándose oir", recordó, haciendo mención a las declaraciones del teniente general Mena y del capitán de la legión de Melilla, quienes "quitando que sus estatus no se lo permitían, por lo que han sido sancionados, estaban dando su opinión".

Según dijo, lo que se repite en el momento histórico actual igual que en el anterior es el sentimiento de "incredulidad" de la sociedad catalana. A su juicio, al igual que no podían en 1980 soñar con 'darse' un Estatuto que iba a durar 26 años y "con el que hasta los que no lo apoyaron se iban a sentir tan satisfechos que iban a defenderlo como la panacea", ahora no se creen que en breve puedan alcanzar el techo competencial y recaudatorio que se ha puesto encima de la mesa. "Los catalanes sabemos que no podemos pelearnos con España, pero hay que tensar la cuerda para que nos den algo de lo que pedimos, y sólo montamos una pelea porque confiamos en que al final se pueda llegar a un acuerdo", recalcó.

En este sentido, aseguró que "Cataluña pide mucho, pero con el sentimiento de que partes de un techo y que luego tendrás que negociar, contando que para que un acuerdo sea bueno, ninguna de las dos partes tiene que quedar ni más satisfecha ni más disgustada que la otra".

Precisamente sobre el disgusto que ha supuesto para ERC el pacto alcanzado entre el Gobierno y CIU sobre el Estatut, Balletbò consideró que su enfado, se debe más "al protagonismo otorgado a CiU" en un proceso en el que los primeros planos le correspondían a la formación nacionalista -con una foto oficial de apretón de manos en Moncloa entre Zapatero, Artur Mas y Josep Antoni Duran i LLeida-, "que a los fondos".

En su opinión, a consecuencia de este gesto, ERC se siente "como una amante despechada", y ahora el reencuentro entre los negociadores pasa por dar a la formación nacionalista "el cariño necesario".

No obstante, justificó la evolución de los acontecimientos y el pacto final entre Zapatero y Mas aludiendo a "las dificultades" en que algunos socios de Gobierno han puesto a otros con sus declaraciones. "Lo mejor hubiese sido que todos hubiesen hablado un poco menos y haber hecho del Estatut una plaza única, porque la extrema transparencia del proceso ha sido aprovechada para desgastar al presidente del Gobierno; tenían que haber sido más astutos en la explicación pública para no dar pie a esto", explicó.

Según Balletbò, parte de las dificultades que se han presentado para el acuerdo se explican teniendo en cuenta la necesidad de coincidencias entre "un partido como ERC, que nunca había gobernado y que está en el Gobierno, y otro como CiU que siempre ha estado en el poder y que ahora se ve en la oposición".

Ante esta situación, "CiU contempló dentro de su estrategia la posibilidad de que el Estatut no saliera adelante, y forzar unas nuevas elecciones en Cataluña, porque en realidad nunca pensó que el acuerdo sería posible ni que ERC se adaptaría a unos límites que lo hicieran posible, de la misma forma que ERC nunca contó con que CiU llegase a un acuerdo". "Ambos se negaban a estar en una foto del Estatut en la que el otro partido estuviese", insistió.

Sin embargo, a la vista de la evolución de los acontecimientos, y a pesar de las últimas manifestaciones de los líderes republicanos, en las que rechazan el texto acordado entre Mas y Zapatero, Balletbò se mantiene "optimista" y confía en que, finalmente, habrá nuevo Estatut. En su opinión, "ERC hace más ruido declarativo que radicalización de fondo, y ya contaba con las tijeras cuando se trajo el texto aprobado en el Parlamento catalán a Madrid, y asumirá las obligadas rebajas porque es razonable que si Cataluña pide una reforma, convenza para que dicha reforma sea aprobada en las Cortes".

En realidad, su maniobra ha pasado por "pedir más de lo que están dispuestos a aceptar".

Por último, la exdiputada socialista catalana aclaró que la convocatoria de un referéndum sólo puede hacerse en los supuestos que la ley plantea, y en ningún caso, sobre una ley que todavía está en trámite, como sucede con la de la reforma del Estatuto catalán. Su explicación a esta propuesta "no viable" del líder del PP es que Mariano Rajoy pretende "cerrar filas" dentro de su propio partido, creando "una chimenea por la que pueda salir el humo del malestar que él mismo ha contribuido a crear".

Sin embargo, lejos de contentarse ante la deriva por la que ha optado el PP de "echarse al monte", manifestó su preocupación porque el principal partido de la oposición renuncie a convertirse en alternativa, perdiendo el sustrato mínimo que necesita para ello en todas las Comunidades Autónomas, también en Cataluña. "Un sistema democrático para funcionar bien necesita alternativas, por eso es un error la deriva anticatalana del PP, como el no participar ni dar su opinión sobre el texto", concluyó.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies