Cargando el vídeo....

Muere Gerald R. Ford, el primer presidente de EEUU que accedió al cargo sin pasar por unas elecciones

Actualizado 28/12/2006 13:22:08 CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Gerald R. Ford, el hombre que debió asumir la Presidencia de Estados Unidos tras el escándalo del 'Watergate', falleció en la noche del martes) a los 93 años. Miembro del Partido Republicano y presidente entre 1974-1977, su atípica llegada al poder le convirtió en el primer presidente de la historia del país en asumir la mayor magistratura de Estados Unidos sin pasar por unas elecciones, ni siquiera para el cargo de vicepresidente.

Según un comunicado emitido por la oficina de Ford, el ex presidente "murió en paz" a las 18:45 horas (3:45 de la madrugada, hora peninsular española) en su residencia de Rancho Mirage, en California, a unos 209 kilómetros al este de Los Ángeles.

"Mi familia se une para compartir la mala noticia de que Gerald Ford, nuestro amado esposo, padre, abuelo y bisabuelo, ha fallecido a los 93 años de edad", declaró su esposa, Betty Ford, en un escueto comunicado emitido desde la oficina de su marido en Rancho Mirage, California. "Su vida estuvo colmada del amor de Dios, su familia y su país", añadió.

Ford arrastraba desde el pasado enero una neumonía y ya se había sometido a dos tratamientos cardiacos, incluida una angioplastia en agosto, en la Clínica Mayo de Rochester, Minnesota. En 2000 sufrió un infarto de miocardio. Ford, el ex presidente más longevo de la historia de Estados Unidos --vivió 93 años y 122 días, superando así el récord de Ronald Reagan--, residía en Rancho Mirage, en pleno desierto.

Ford nació en Omaha (Estado de Nebraska) el 14 de julio de 1913 con el nombre de Leslie Lynch King, pero tomó su nuevo nombre de su padrastro, un conocido político republicano de Michigan. Ford estudió Derecho en las universidades de Michigan y Yale y sirvió en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1948 obtuvo un escaño por Michigan para la Cámara de Representantes, en la que durante 25 años, hasta 1973, defendió posturas abiertamente conservadoras en contra de los programas sociales del Gobierno federal o a favor del incremento del presupuesto de Defensa. En 1963 integró la Comisión Warren que investigó el asesinato del presidente John Kennedy. Como miembro de la Comisión, Ford rechazó enérgicamente todas las teorías conspirativas con que se intentaba explicar el maginicidio.

La carrera política de Ford subió como la espuma después de que la prensa sacara a la luz el escándalo de espionaje a las oficinas del Comité Demócrata Nacional en el complejo Watergate. En 1973, Ford dejó la Cámara de Representantes y fue designado vicepresidente tras la dimisión de Spiro Agnew a causa del caso 'Watergate', y sólo nueve meses más tarde, el 9 de agosto de 1974, fue nombrado presidente de Estados Unidos apenas unos minutos después de la dimisión de Nixon, principal responsable del mayor escándalo político de la historia de Estados Unidos.

"Nuestra larga pesadilla nacional ha concluido", declaró Ford tras asumir el cargo. Sin embargo, en plena campaña por recuperar la confianza del país en las instituciones, Ford decidió perdonar a Nixon de todos los delitos que había cometido durante su Presidencia. Aunque muchos analistas consideran que esta decisión le costó la posibilidad de ser elegido presidente en 1976, la medida recibió elogios en años posteriores por considerar que permitió al país seguir adelante.

Quienes no se salvaron fueron los ministros de Richard Nixon, entre los que llevó a cabo una "limpieza" conocida por la prensa como la "Masacre de Halloween", debido a que se produjo en la víspera del Día de Difuntos de 1975. Uno de los pocos que conservaron el cargo fue el secretario de Estado, Henry Kissinger.

Durante su Presidencia, Ford controló la inflación a costa de limitar el gasto de los programas sociales, intentó crear empleo reduciendo los impuestos a la población con más ingresos para fomentar el consumo y apoyó el desarrollo empresarial de nuevas fuentes de energía mediante subsidios gubernamentales.

Gerald R. Ford fue también el presidente que asumió el final de la Guerra de Vietnam. En abril de 1975, después de que el ejército de Vietnam del Norte tomara Saigón, el presidente ordenó la evacuación de 22.000 survietnamitas que habían colaborado con Estados Unidos y la salida de los últimos Marines que quedaban en la Embajada norteamericana.

Ese mismo año, en el marco de la política de distensión iniciada por Nixon, Ford y el líder de la Unión Soviética, Leonid Breznev, firmaron el Tratado de Limitación de Armas Estratégicas (SALT) y el Acuerdo de Helsinki, que ratificaba las fronteras europeas posteriores a la Segunda Guerra Mundial y apoyaba la protección de los Derechos Humanos.

Otro foco de su política exterior fue Oriente Próximo, donde consiguió una tregua temporal y se esforzó por acercar a Israel y Egipto, preludio de los posteriores acuerdos de paz de Camp David firmados durante la Presidencia de James Carter.

En 1976, Ford ganó a Ronald Reagan las elecciones primarias republicanas para la Presidencia, pero finalmente perdió la reelección en noviembre ante el candidato demócrata, James Carter, en unos reñidísimos comicios presidenciales. "Siempre mantuvimos nuestra amistad personal", declaró precisamente Carter tras conocer el fallecimiento de su rival político.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, expresó hoy su gran pesar por la muerte de Ford, a quien elogió por ayudar al país a restablecer la confianza en la Presidencia y de quien valoró su "integridad, sentido común y trato amable".

"Asumió la presidencia en un momento de confusión y división" y "ayudó a sanear nuestra tierra y restablecer la confianza pública en la Presidencia", explicó Bush. "El pueblo americano siempre admirará la devoción al trabajo de Gerald Ford, su carácter y el honor con el que desempeñó sus funciones", añadió el texto publicado por la Casa Blanca.

Ford, señaló el presidente, "siempre tendrá un lugar especial en la memoria de nuestra nación". "Laura y yo expresamos nuestras condolencias a Betty Ford y a toda la familia del presidente Ford en nombre de todos los estadounidenses. Estarán presentes en nuestras oraciones y pensamientos en las próximas horas y días", concluyó el comunicado.

Por su parte, el vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, mostró en un comunicado su "tristeza" por la muerte de Ford, con quien desempeñó el cargo de Jefe de Personal de la Casa Blanca, el primer cargo de relevancia desempeñado por Cheney.

El vicepresidente aprovechó para elogiar su carrera como oficial de la Marina, congresista, vicepresidente y presidente, "cargos en los que encarnó los mejores valores de una gran generación: decencia, integridad y devoción al trabajo".



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies