El sábado entrará en funcionamiento el carné de conducir por puntos

 
Cargando el vídeo....

El sábado entrará en funcionamiento el carné de conducir por puntos

Actualizado 30/06/2006 19:39:00 CET

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El sábado 1 de julio entrará en funcionamiento el carné de conducir por puntos que otorgará a los conductores un crédito inicial de 12 puntos (ocho para los noveles de menos de tres años de experiencia) y que pretende sancionar a los malos e irresponsables conductores con el detrimento de puntos en función de la infracción que cometan. La filosofía de este nuevo permiso de conducir es otorgar al conductor un "título de confianza".

La pérdida de puntos no excluirá la sanción económica, y así dependiendo el tipo de infracción, la multa puede oscilar entre los 91 y 300 euros para las infracciones graves, y los 301 a 600 euros por las infracciones muy graves. En caso de que un conductor pierda todos los puntos, perderá a su vez el permiso para conducir y tendrá que superar un curso de reeducación y una prueba teórica en la Jefatura Provincial de Tráfico. Si aprueba obtendrá un permiso con un saldo de ocho puntos.

Por el contrario, el nuevo carné premiará a los buenos conductores y así, si durante tres años el conductor no ha cometido ninguna infracción, se le otorgarán dos puntos, y si transcurren otros tres años sin cometer infracciones, obtendrá otro punto, pudiendo sumar un total de 15 puntos.

Físicamente el carné de conducir no cambiará, por lo que seguirá siendo válido el 'carné rosa'. La pérdida de puntos no será instantánea, sino cuando haya una sanción firme, es decir, cuando pase un mes de la fecha en la que el conductor recibe la resolución que le comunica la sanción impuesta y los puntos que se descuentan.

Las infracciones más graves que suponen la pérdida de seis puntos incluyen conducir con una tasa de alcoholemia superior a 0,5 gramos por litro de sangre; bajo los efectos de las drogas; circular de forma temeraria o en sentido contrario; negarse a realizar las pruebas de alcoholemia; superar los límites de velocidad de la vía en un 50 por ciento, siempre que sea en al menos 30 km/h más; y exceder en más de un 50 por ciento el tiempo de conducción para los profesionales, entre otros.

Se restarán cuatro puntos, si el conductor circula con una tasa de alcohol superior a 0,25 gr/l e inferior a 0,50; si se supera la velocidad de la vía en más de 40 km/h; si se arrojan objetos por las ventanillas; si se excede la ocupación del vehículo en un 50%; si se salta un 'Stop', un semáforo en rojo o una prioridad de paso; si se adelanta poniendo en riesgo la vida de los demás; si se circula marcha atrás en autopistas o autovías; si no se respeta la señal de un agente; si se impide un adelantamiento acelerando; o si se conduce sin la licencia adecuada.

Asimismo, se perderán tres puntos en el caso de sobrepasar entre 31 y 40 km/h la velocidad límite de la vía; cambiar de sentido sin cumplir las normas; no mantener la distancia de seguridad; no ponerse el cinturón o casco; y usar el teléfono móvil o auriculares.

Conllevará la pérdida de dos puntos, los estacionamientos peligrosos o en los carriles de transporte público; el uso de detectores de radares; no llevar las luces obligatorias o hacer un mal uso de ellas; llevar a un menor de 12 años como pasajero en una motocicleta; y superar entre 21 y 30 km/h los límites de la vía.

Los conductores que pierdan puntos del nuevo permiso de conducir podrán recuperar su crédito a través de cursos de sensibilización, que versarán sobre temas como accidentes de tráfico, alcohol, drogas y somnolencia. Los cursos serán de dos tipos: recuperación parcial de puntos y recuperación del permiso de conducir por pérdida total de puntos. El objetivo de ambos cursos es sensibilizar a los conductores infractores sobre las consecuencias de los accidentes y reeducar los comportamientos y actitudes de los participantes hacia la cultura de la seguridad vial. Tras superar estos cursos el conductor que hubiera sido privado de la licencia por sentencia firme podría volver a conducir.

Los cursos de recuperación parcial de puntos durarán 12 horas dedicadas a formación general (siete horas), reflexión y debate en grupo (una hora), y formación individualizada para cada infractor en función de sus particularidades (cuatro horas). Estos cursos servirán para recuperar hasta cuatro puntos, una vez cada dos años, o cada año si es conductor profesional.

En cuanto a los cursos para recuperar el permiso de conducir, la duración es de 24 horas repartidas en 14 horas de formación general, dos horas de dinámica de grupos, y ocho horas de formación individualizada. Los conductores que hayan perdido la licencia deberán superar la prueba de control de conocimientos, que versará sobre las materias de los cursos. Si se suspende la prueba, tendrán derecho a presentarse nuevamente hasta un máximo de dos ocasiones, pero antes deberán pasar un curso formativo de cuatro horas.

Concretamente, en materia del alcohol como factor de riesgo, se instruirá sobre valorar el importante papel que juega el alcoholen los accidentes de tráfico; identificar los efectos que tiene el alcohol sobre nuestras capacidades para conducir; discriminar qué influye y qué no influye sobre la tasa de alcoholemia; tomar conciencia del riesgo que supone conducir bajo los efectos del alcohol; y reconocer la responsabilidad legal que se deriva de una conducción bajo la influencia de las bebidas alcohólicas.

En el ámbito de las drogas como factor de riesgo en la conducción, se formará en valorar los riesgos reales de la conducción bajo la influencia de determinadas drogas; distinguir las características de los principales grupos de drogas de abuso; y valorar la relación que hay entre determinadas sustancias legales, como el café, el té o el tabaco, y la conducción de vehículos.

El temario dedicado a velocidad incluye apreciar que la velocidad excesiva o inadecuada es uno de los principales factores de riesgo en la conducción; reconocer que es muy importante controlar la velocidad en función de las características del ambiente, del vehículo y de tu propio estado; identificar cómo afecta la velocidad a las capacidades del conductor necesarias para una conducción segura; y distinguir el peligro que representa la velocidad excesiva o inadecuada en determinadas maniobras, como el frenado o la toma de curvas.

Otra parte del temario se dedica a la somnolencia y a apreciar la incidencia que tiene la somnolencia en los accidentes de tráfico; identificar los efectos que produce la somnolencia en el conductor; reconocer las principales causas de somnolencia durante la conducción; y señalar cómo prevenir la aparición de somnolencia al volante.

Otros contenidos del temario son el estrés, la fatiga, la seguridad activa y pasiva, la conducción preventiva, la actuación en caso de accidente y la importancia del cumplimiento de las normas de tráfico, entre otros. Además, en la impartición de los cursos podrán participar asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico.

El coste de los cursos, 170 euros, correrá a cargo del conductor infractor y los centros que los impartan deberán contar con la acreditación del Ministerio del Interior, y en el caso de las comunidades autónomas con competencia en tráfico, éstas determinarán el número de centros y la distribución geográfica. Los formadores de los cursos deberán tener tres años de experiencia en formación de conductores.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies