Cargando el vídeo....

Los viajes en helicoptero por Barcelona se popularizan como regalo original y ruta destinada a turistas

Actualizado 21/10/2007 15:38:28 CET

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

Sorprender a un familiar, visitar una ciudad desconocida y hasta llevar a una pareja de novios del altar hasta el banquete, son algunas de las utilidades que actualmente se le puede dar a un helicóptero gracias a una empresa de Barcelona que está consiguiendo que un medio de transporte poco convencional tenga cada vez más adeptos.

"Antes los helicópteros estaban destinados a personas con un alto nivel adquisitivo, pero ahora también lo utiliza la gente que quiere hacer un regalo original y los turistas cada vez escogen más este transporte", explicó en declaraciones a Europa Press Televisión el jefe comercial de Helipistas Barcelona, Sergio Alarcón.

Alarcón señaló que actualmente las personas que escogen viajar o regalar un vuelo en helicóptero son "gente que vive cerca de la zona que van a visitar". Sin embargo, añadió que cada vez son más los extranjeros que después de recorrer las calles de Barcelona, "deciden verla desde el aire".

De este modo, contemplar la Sagrada Familia, el Parque Güell y la Torre Agbar a vista de pájaro esta al alcance de cualquier persona que pueda pagar los 435 euros que cuesta el alquiler del vehículo y del piloto. "El precio de un viaje de media hora por Barcelona en helicóptero es de 435 euros, tanto si va una persona como si van tres", comentó.

Alarcón señaló que los vuelos en helicóptero se están "popularizando" y que los precios de las rutas "van disminuyendo con los años". Sin embargo, los que quieran subirse a uno y no puedan pagar el viaje hasta Barcelona pueden conformarse con el vuelo más barato que ofrece la compañía: una ruta por las ciudades cercanas el helipuerto de Ullastrell (Barcelona) por 88 euros.

Además de los turistas y de las personas que lo ofrecen como regalo, otro grupo que ha empezado a utilizar los viajes en helicóptero son las parejas. Desde el novio que quiere sorprender a su pareja regalándole un paseo romántico por los aires, hasta los novios que deciden llegar al banquete de su boda en este medio de transporte.

Uno de los pilotos de los helicópteros de Helipistas, Jaume García, explicó que "todos los que suben, se sorprenden por la increíble visibilidad" que permite el vuelo en helicóptero y que, según destacó, es "muy diferente a la del avión".

Además, añadió que la mayoría no pueden evitar echar un pequeño grito en el momento en el que el aparato despega. Pero el susto es solo momentáneo ya que, a los pocos minutos, los pasajeros se relajan al observar el paisaje de Barcelona desde el cielo.



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies