Publicado 19/10/2020 15:50CET

Adelante pide a Diputación de Málaga un servicio de canguraje para necesidades de conciliación de familias vulnerables

Una escuela infantil
Una escuela infantil - EUROPA PRESS - Archivo

MÁLAGA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El grupo provincial de Adelante Málaga solicitará a la Diputación en el pleno del miércoles la puesta en marcha de un servicio de canguraje que atienda con profesionales las necesidades de conciliación de las familias más vulnerables.

En la moción señalan que las familias con recursos económicos suficientes contratan servicios de cuidados más o menos profesionalizados, asumiendo el coste o tiran de la red familiar o vecinal para necesidades puntuales o permanentes, como es el caso de los "abuelos canguro".

La pandemia de COVID-19 y las medidas de preveción de contagios y la imposibilidad de recurrir a los abuelos, según la confluencia de IU y Podemos, "ha vuelto a poner sobre la mesa las enormes dificultades que muchas familias tienen para conciliar"; además de revelar "el papel de guardería del sistema educativo en nuestra organización social".

Sin embargo, las diputadas de Adelante, Teresa Sánchez y Maribel González, se han preguntado qué sucede con las familias con rentas escasas, monomarentales, monoparentales, inmigrantes sin red familiar o víctimas de violencia de género: "Son estas familias empobrecidas y en situación de vulnerabilidad social, quienes más necesitan de soluciones colectivas y de políticas públicas de conciliación".

"La imposibilidad de estas familias para acceder a cuidados asequibles y de calidad repercute en el bienestar de las familias y especialmente de los menores, pero también genera una brecha de género inasumible en una sociedad democrática, y afecta al desarrollo socioeconómico de toda la sociedad", han apuntado en la moción, consultada por Europa Press.

Adelante considera que este servicio de canguraje se debe coordinar desde los servicios sociales comunitarios, al ser un servicio "orientado al bienestar social, a la prevención de exclusión social y a favorecer la integración y la participación social".

Además, ha instado al equipo de gobierno a que organice un espacio de trabajo "permanente y participado, que reflexione y debata sobre la centralidad de los cuidados, la necesidad de visibilizarlos, reconocerlos, reorganizarlos, garantizarlos y de repartirlos, a fin de eliminar las brechas de género y las desigualdades sociales".

A su juicio, el que las familias con rentas bajas accedan a los cuidados infantiles "puede ayudar a que se evite la perpetuación de la desventaja social y a romper el círculo vicioso de la pobreza intergeneracional al aumentar la renta familiar gracias a la participación femenina en el mercado laboral, al fomentar el desarrollo físico, social y cognitivo de los niños, y al mejorar sus oportunidades vitales".

También han puesto de manifiesto el hecho de que las mujeres "son quienes cargan con la principal responsabilidad cuando se trata de la atención y el cuidado de los menores" y cómo "el conflicto entre el trabajo y la familia cercena sus opciones y, con frecuencia, las fuerza a elegir entre una u otra cosa, con efectos nefastos en familias monomarentales".

Las diputadas han aludido a la Convención de los Derechos del Menor de Naciones Unidas, que indica que las administraciones deben proveer "servicios e instalaciones de guarda de niños cuyos padres trabajan", y "prestarán la asistencia apropiada a los padres y a los representantes legales para el desempeño de sus funciones en lo que respecta a la crianza del niño y velarán por la creación de instituciones, instalaciones y servicios para el cuidado de los niños".

"Unas políticas públicas que asistan a las familias en su responsabilidad de cuidados de los menores, no son un gasto sino una inversión con alta rentabilidad y retorno", han subrayado, al tiempo que han indicado que en la actual crisis sanitaria y económica "son las mujeres, y especialmente las mujeres rurales con menores recursos las más afectadas ya que la desigualdad de por sí existente se empeora".

El servicio de canguraje propuesto por la coalición de izquierdas tiene como objetivos ofrecer una atención básica, lúdica y educativa en aquellos momentos en que los menores tal vez se quedan solos en casa en ausencia de su madre, padre o personal responsable, siempre y cuando no dispongan de otros recursos más adecuados; dar una atención de cuidados profesionalizada y adaptada a las necesidades reales de las familias; facilitar la participación de los progenitores en el mundo laboral, en cursos de formación, en la vida social, o incluso para momentos puntuales de descanso; etcétera. Además, han apuntado, permitirá "que las personas puedan continuar en los municipios, evitando el despoblamiento".

El acceso a este recurso, aunque se contempla con vocación futura de universalidad, podría iniciarse como experiencia piloto orientada de forma prioritaria a familias monomarentales y monoparentales, mujeres en situación de violencia de género, unidades familiares con pocos recursos económicos, hogares con un número elevado de menores a cargo, familias sin red familiar, u otras circunstancias personales como enfermedades o emergencias familiares.

El horario y las condiciones del servicio, debe adaptarse a las necesidades reales de las familias y los menores; la derivación al recurso se realizará preferentemente desde los servicios públicos provinciales, contando con la participación de las asociaciones de mujeres ante la identificación de necesidades.

Además, han añadido, cumpliría con los objetivos de la Agenda 2030, ODS 1 Pobreza, ODS 2 Hambre Cero, ODS 3 Salud y Bienestar, ODS 4 Educación de Calidad, ODS 5 Igualdad de género, ODS 6 Agua limpia y saneamiento, ODS 7 Energía asequible y no contaminante, ODS 8 Trabajo Decente y Crecimiento Económico, ODS 10 Reducción de las Desigualdades, ODS 16 Paz, Justicia e Instituciones Sólidas.