Actualizado 12/04/2020 12:24:55 +00:00 CET

Andalucía defiende "mantener las mismas plazas" de las oposiciones docentes y descarta Secundaria y Primaria en 2021

El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, en rueda de prensa, foto de archivo
El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, en rueda de prensa, foto de archivo - María José López - Europa Press - Archivo

SEVILLA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, ha destacado que su posición frente a las oposiciones correspondiente a los cuerpos de Secundaria, Formación Profesional y Régimen Especial, previstas para este año y aplazadas a 2021 como consecuencia de la crisis del Covid-19, "es mantener las mismas plazas" y que "se puedan celebrar con normalidad" en junio del año próximo.

En una entrevista a Europa Press, el consejero de Educación ha explicado que en la Conferencia Sectorial de Educación a nivel ministerial "puso encima de la mesa" que la posición de Andalucía "era que una vez que pasara por Mesa Sectorial, se aplazaran las oposiciones porque no veíamos las condiciones mínimas para poder afrontarlas".

"Desde el primer momento nuestra posición fue aplazar las de Secundaria para junio de 2021 y las de Primaria para 2022; por supuesto, respetando el mismo número de plazas tanto de reposición como de estabilización", ha abundado. "Hemos transmitido al Ministerio nuestra posición y confiamos en que eso sea así", y lo "único que pedimos fue que nos pusiéramos de acuerdo todas las comunidades autónomas para evitar el efecto llamada", añade.

Así, Imbroda ha insistido en que su posición, una vez que "se ha pactado" con todos los sindicatos de la Mesa Sectorial de Educación --integrada por CSIF, UGT, CCOO, Ustea y ANPE-- "es mantener las mismas plazas" y que las oposiciones de Secundaria "se puedan celebrar con normalidad en junio del año próximo".

Sobre la petición de algunos sindicatos de la Mesa Sectorial de que ambas oposiciones se celebren de forma simultánea, Imbroda "en principio" lo descarta. "El año pasado se convocaron 3.800 plazas y hubo 35.000 opositores, si le añades más 6.000 plazas y que la cifra de opositores se puede ir a 50.000, logísticamente es muy complicado", porque son cifras "disparatadas".

"Preferimos hacer las cosa ordenadamente, dentro de la complejidad que supone organizar unas oposiciones", ha concluido el titular andaluza de Educación.