Publicado 09/06/2020 13:43CET

El obispo de Córdoba destaca que Cáritas "ha dado la talla" ante la "riada de hambre" que ha traído el Covid

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, durante la rueda de prensa en la sede de Cáritas Diocesana.
El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, durante la rueda de prensa en la sede de Cáritas Diocesana. - EUROPA PRESS

CÓRDOBA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha destacado este martes que Cáritas "ha dado la talla" ante la "riada de hambre" que ha traído la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19, pues ha cubierto en los dos primeros meses del estado de alarma las necesidades básicas de 37.229 cordobeses, duplicando así el número de atenciones que se realizaban en los primeros meses del año, antes de la pandemia.

En este sentido y en rueda de prensa junto al director de Cáritas Diocesana de Córdoba, Salvador Ruiz, el obispo ha resaltado que "se han multiplicado los centros de reparto" de alimentos desde el primer momento, en contraste con "quienes dicen que, ante esta realidad, habría que hacer un programa que surtirá efecto después de un estudio", mientras que Cáritas, cuando le llega "una persona que tiene hambre, le da la comida hoy, y mañana le ayuda a pagar la luz o a buscar trabajo".

En definitiva, según ha señalado Demetrio Fernández, la organización caritativa de la Iglesia Católica, durante la presente crisis económica y social derivada de la crisis sanitaria del coronavirus, "está demostrando de qué pasta esta hecha", porque actúa en el momento y "sale al paso de las necesidades de la gente", pues forma parte de la comunidad cristiana, que es "sensible, operativa y eficaz" en ayudar al prójimo.

La ayuda más demandada y que ha atendido Cáritas, según ha detallado, por su parte, Salvador Ruiz, está siendo la alimentación, junto con otras necesidades básicas, como como el pago de suministros, gastos de farmacia, higiene, vivienda (alquileres) y mascarillas.

Además, las familias que se han acercado para pedir ayuda "responden a nuevos perfiles, sobre todo desempleados de "sectores precarios, como la venta ambulante o mercadillos, limpieza de hogar, camareras de pisos, feriantes y personas que trabajaban en economía sumergida o que han sufrido un ERTE y no han comenzado a cobrar". A estos perfiles hay que sumar un incremento de inmigrantes, solicitantes de protección internacional y familias jóvenes con menores.

La consecuencia es que en los dos meses primeros de estado de alarma las Cáritas parroquiales han atendiendo a las mencionadas 37.229 personas (12.586 hogares), con lo que "se ha duplicado el número de atenciones que se realizaban en los primeros meses del año, viéndose triplicado el número de familias que por vez primera se acercaban a Cáritas".

Ruiz ha detallado que el aumento en gasto en este tiempo ha sido del 70 por ciento respecto a lo habitual en las Cáritas parroquiales, cuyos ingresos proceden, en su mayor parte (60 por ciento) de donativos de la comunidad parroquial, un 25 por ciento de donativos extras (hermandades, cofradías y personas particulares) y un 15 por ciento del FEGA y otras aportaciones particulares, como empresas que, por ejemplo, donan en especie.

Desde los Servicios Generales de Cáritas Diocesana, además de sus programas de continuidad con colectivos de grave vulnerabilidad, se han realizado más de 1.500 atenciones. Además, Cáritas ha mantenido toda su plantilla de trabajadores en inserción, a los que se ha modificado su actividad habitual para, por ejemplo, dedicarse a la elaboración de entre 2.600 y 3.000 menús semanales para su reparto en zonas vulnerables de Córdoba capital o la confección de equipos de protección (batas y mascarillas) que se han repartido, junto con mascarillas quirúrgicas.

BALANCE CÁRITAS 2019

En cuanto al balance de Cáritas Diocesana de Córdoba de 2019, su director ha precisado que ha atendido a 23.625 personas con una inversión de más de 5,6 millones de euros y contando con la intervención de 1.650 voluntarios y 168 parroquias, dando respuesta a las principales demandas que se les presentaban, en materia de alimentación, empleo, vivienda, gastos de farmacia, formación y transporte.

La inversión total en programas de intervención social fue de 3.309.793 euros, de los que un 26 por ciento provenían de fondos públicos (asignación tributaria IRPF y administraciones europeas, nacionales y locales), y un 74 por ciento de fondos privados (socios, donativos y legados).

Entre estas acciones, cabe destacar los programas de atención a personas en grave vulnerabilidad, donde se trabajó con 472 personas a través de proyectos de ayuda a personas mayores, discapacitados, enfermos de VIH, mujeres en riesgo, jóvenes, migrantes y familias en exclusión social, o la acogida y acompañamiento a personas sin hogar a través de sus recursos: la Casa de Acogida, el Dispositivo Nocturno, Ala de Baja Exigencia, y pisos de acogida para personas migrantes y reclusos, por los que han pasado 818 personas en 2019.

Por su lado, el servicio de empleo y la empresa de inserción Solemccor han podido acompañar a 1.126 personas, ofrecido cursos y talleres formativos para el empleo a 173 de ellas y contratado a 114 personas en exclusión social en las líneas de empleo desarrolladas desde Solemccor y Cáritas (recogida de papel y cartón, de textil, reciclaje aceite usado, limpieza de edificios, Confección Dorcas, Taberna Gastronómica Tabgha y Residencia de Ocio y Tiempo Libre en Torrox). La inversión total en empleo en 2019 ha ascendido a 2.365.916 euros, de los que un seis por ciento son fondos públicos y 94 por ciento son fondos privados.

De esta forma, si se suma la inversión global, Cáritas Diocesana de Córdoba (Cáritas parroquiales, Servicios Generales y Solemccor) ha dedicado 5.675.709 euros en su servicio a las personas que sufren riesgo o situación de pobreza y exclusión en la provincia. Todo ello sin menoscabo de su cooperación internacional, colaborando con proyectos en Tánger (Marruecos), Picota (Perú) y Batate (Guínea Ecuatorial).

Para que gran parte de estos proyectos se lleven a cabo, según ha destacado Salvador Ruiz, "es muy importante la colecta que realizamos con motivo de la festividad del Corpus, Día de la Caridad, y que este año estamos llevando a cabo 'on line' desde el pasado 31 de mayo", a través de la cuenta ES11 0237 0210 3091 5651 3781, con el concepto 'Corpus 2020', o mediante un código Bizum 33581.