Actualizado 07/03/2010 14:00 CET

La casa del director de la azucarera la rehabilitará la escuela taller municipal si obtiene cursos INAEM

ZARAGOZA, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La antigua casa del director de la Azucarera del Arrabal se rehabilitará por la escuela taller del Ayuntamiento de Zaragoza para lo que se ha solicitado la aprobación de varios módulos al Instituto Aragonés de Empleo (INAEM), que lo decidirá a mediados de este mes de marzo.

En concreto, se ha presentado solicitud para dos cursos de albañilería, uno de carpintería y otro de electricidad-fontanería para este proyecto concreto de rehabilitación de la antigua casa del director de la Azucarera.

La concesión de estos cursos para este proyecto de rehabilitación supondría que el 70 por ciento del coste correría a cargo del INAEM y el resto por cuenta del Ayuntamiento de Zaragoza.

La concejal delegada de Régimen Interior, Lola Ranera, explicó que si se conceden estos cursos de escuela-taller, sobre lo que tiene potestad el IANEM, la rehabilitación de este espacio estaría concluida en un par de años, el tiempo estimado para llevar a cabo este proyecto.

En declaraciones a Europa Press, recordó que cuando concluya la rehabilitación se sumará a la sociedad municipal Zaragoza-Activa y su futuro uso será el de albergar la oficina del club de empleo.

Ranera incidió en que todo el proyecto de la Azucarera del Arrabal es un "proyecto de referencia" porque aglutinará un semillero de ideas, un vivero de empresas, el club de orientación, el cuerpo del voluntariado, además de la sede de los jóvenes emprendedores y la biblioteca tecnológica que albergará el Cubit.

"Estamos en la fase de colocación de muebles", precisó Ranera después de que se concluyera el cableado del edificio y la instalación de mamparas.

La antigua casa del director de la Azucarera se ubica dentro del recinto de la antigua azucarera a unos 150 metros de distancia del Cubit y consta de 515 metros cuadrados distribuidos en dos plantas y un pequeño sótano, además está rodeada de un jardín de 300 metros cuadrados.

Construida en el año 1903 su estructura se consolidó hace unos años para evitar su deterioro que también se extendió a la fachada de ladrillo caravista y las cubiertas.

El proyecto básico de rehabilitación de la antigua casa del director se realizó por el equipo 'b+b arquitectura, ingeniería y urbanismo' y sobre este proyecto que incorpora mediciones se ha solicitado al INAEM que conceda los módulos de la escuela-taller.

Una de las arquitectas de este equipo, Belén Gimeno, indicó que este edificio consta de "muchos huecos, es muy compartimentado" y su distribución lo hace muy apto para una oficina técnica. Su estado de conservación "es muy bueno" apreció Gimeno en declaraciones a Europa Press al señalar que "se hizo una buena consolidación y compleja por el diseño de la propia casa".

En su interior presenta muros de cargo de adobe y la basamento está formada por cantos de río, las ventanas están tapiadas para evitar que sea objeto de actos vandálicos y que se dañe por los efectos climatológicos.

Una de las curiosidades que recoge el proyecto de rehabilitación es la creación de unas trazas en ladrillo a lo largo del jardín que evocan la canalización que se empleaba para evacuar el agua cuando se trataba la remolacha.

También figura en el jardín la plantación de arbolado integrado con el entorno y mediante rampas se supera la elevación de un metro que presenta este terreno.