Los sindicatos d'enseñanza anuncien otra fuelga pa la última selmana d'abril ante la "política provocadora" del Gobiernu

Actualizado 15/04/2009 20:44:38 CET

UVIÉU, 15 d'Abril (EUROPA PRESS)

Los sindicatos CC.OO, CSIF, Suatea y ANPE anunciaron güei la convocatoria d'una nueva fuelga de profesores la última selmana d'abril pa exixir al Principáu la convocatoria de la mesa sectorial y la retirada del plan d'evaluación. Los sindicatos dieron ayeri un ultimátum a l'Alministración rexonal pa reabrir la negociación. Ante la falta de respuesta del Gobiernu asturianu y la so "política provocadora" los sindicatos decidieron siguir alantre con una nueva convocatoria de fuelga, tres el paru del pasáu 1 de febreru.

Los sindicatos tienen previsto presentar mañana xueves el preavisu de fuelga pa últimos d'esti mesmu mes. Esta fuelga, a la que tán covocaos más de 11.000 profesores que trabayen na enseñanza pública non universitaria asturiana van dir acompañada d'una serie de movilizaciones, según informaron nuna nota prensa.

Los sindicatos Suatea, CC.OO, ANPE y CSIF llamenten que la respuesta del gobiernu a la propuesta de diálogu que los cuatro sindicatos ficieron pública ayeri seya la de "confirmase nes declaraciones realizaes y n'alegar que'l diálogu sigue abiertu".

Los representantes sindicales dicen que "la negociación sigue sin existir" y consideren que per parte del Gobiernu "nun se fizo xestu dalgún pa convocar a los llexítimos representantes del profesoráu, incumpliendo asina lo aprobao nel Parlamentu Asturianu col apoyu de los grupos del PSOE y d'IU-BA-LV".

Consideren que "el gobiernu tien qu'esplicar a la opinión pública qué ye lo que torga que'l profesoráu tenga nel Principáu menos derechos qu'en cualquier otra autonomía del Estáu y que se vea priváu de negociar les sos condiciones llaborales".

Sobre la reivindicación d'exixencia de paralización del procedimientu d'evaluación, aseguren que nos centros educativos asturianos ta procediéndose a una evaluación del profesoráu que "nun se negoció como manda la llei".

"Lo curioso del casu ye que'l propiu gobiernu considera que ye un procedimientu que ta mal fechu y que debía modificase", informaron los sindicatos, que s'entruguen "por qué se sigue calteniendo y non iguando una política que sólo contribúi a incrementar la burocracia nos centros y incrementar el malestar docente, y por qué esti empeñu acompañáu d'acusaciones de ser unos privilexaos en tiempos de crisis".

Los sindicatos entendieron que les demandes de "los docentes siguen intactes" y espresaron la so intención de "mostrar firmeza ante la política provocadora d'esti gobiernu".