El acceso a la red de Cuevas Prehistóricas de Cantabria será gratuito este domingo

Publicado 05/07/2019 18:01:42CET
Cueva de El Castillo
Cueva de El CastilloCUEVAS DE CANTABRIA

SANTANDER, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El acceso limitado (por razones de conservación) a las cuevas de Chufín (Riclones) El Castillo y Las Monedas (Puente Viesgo), Hornos de la Peña (San Felices de Buelna), El Pendo (Escobedo de Camargo), Cullalvera y Covalanas (Ramales de la Victoria) será gratuito este domingo 7 con motivo del 11º aniversario de la declaración como Patrimonio Mundial por la UNESCO a nueve cuevas cántabras.

Todas ellas, a excepción de Cullalvera, fueron incluidas en la lista de Patrimonio Mundial el 7 de julio de 2008, junto a las cuevas de Las Chimeneas, La Pasiega (Puente Viesgo) y La Garma (Ribamontán al Monte) cerradas al público por razones de conservación.

La propuesta de la declaración es una ampliación a la cueva de Altamira (inscrita desde 1985), bajo la denominación 'Arte rupestre paleolítico del norte de España' y consiste en ampliar el marco de conocimiento de las poblaciones que habitaron la entrada de Altamira y decoraron las paredes interiores de esta cavidad mundialmente conocida por los bisontes pintados en el techo, tradicionalmente conocido como la Capilla Sixtina.

La cueva de El Castillo contiene en su entrada vestigios arqueológicos que atestiguan 150.000 años de ocupación humana y un conjunto rupestre que abarca entre los 41.000 y los 4.000 años de antigüedad.

Durante la visita guiada se muestran los discos (datados en al menos 41.000 años) o las manos en negativo, en su mayoría de mujeres, pintadas en rojo y datadas en, al menos 37.000 años de antigüedad, así como algún bisonte contemporáneo a los de Altamira, datados en 13.500 años.

Las Monedas destaca por su belleza geológica y por un pequeño conjunto de dibujos realizados con carbón vegetal. En ella pueden verse representaciones de renos (poco habituales en la cornisa cantábrica).

Hornos de la Peña, de reducidas dimensiones, sobresale por la casi exclusividad de la técnica del grabado, tanto en la entrada como en el interior de la cavidad, en donde se representaron bisontes, cabras y caballos, entre otros.

Chufín, situada en un enclave de singular belleza paisajística, se distingue por sus grabados, en su mayoría ciervas realizadas mediante tres profundos surcos, situados en la entrada de la cavidad y en torno a un espacio de habitación, asignado a unos 20.000 años de antigüedad. En el interior predominan los signos punteados en rojo.

El Pendo resume 140 años de arqueología prehistórica en Cantabria. Los suelos de habitación han proporcionado numerosos objetos finamente decorados, presentes en la exposición permanente del Museo de Prehistoria y Arqueológica de Cantabria. Su friso de 25 metros de longitud muestra, entre otros, una manada de ciervas rojas, de al menos 20.000 años de antigüedad.

Al igual que la cueva de Covalanas, con un conjunto de ciervas rojas de la misma antigüedad y técnica de ejecución, el tamponado.

Cullalvera contiene un conjunto de pinturas no visitables por la distancia a la que se encuentran, entre 600 y 1.200 metros de profundidad, respectivamente. La visita se limita a la explicación de sus colosales formaciones geológicas durante los primeros 350 metros de recorrido.

Al disponer todas ellas de aforo limitado se recomienda hacer la reserva por teléfono con un día de antelación, llamando al 942 598 425 o adquirir la entrada directamente en cuevas.culturadecantabria.com

ofrecido por
Cantabria cultura y deporte