Desarticulada una red compuesta por cuatro presos sirios que financiaba el yihadismo desde cárceles

Ocaña, Cárcel,
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 11/12/2018 17:38:49 CET

Se les vincula con operaciones llevadas a cabo entre 2014 y 2016 contra redes de narcotráfico que operaban en el Mediterráneo

MADRID/TOLEDO, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comisaría General de Información de la Policía Nacional ha desarticulado este martes en colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias un grupo de cuatro presos de nacionalidad siria y edades comprendidas entre los 26 y los 42 años que presuntamente participaban en delitos de financiación del terrorismo, tráfico de armas, tráfico ilegal de personas y adoctrinamiento terrorista.

El operativo, que incluye cuatro registros en las celdas de los investigados en los centros penitenciarios Madrid III (Valdemoro), Madrid VI (Aranjuez), Ocaña I (Toledo) y Teixeiro (La Coruña), se ha llevado a cabo bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción número 6 y ha sido coordinado por la Fiscalía de la Audiencia Nacional

La operación parte de información y averiguaciones que permitieron relacionar con actividades vinculadas al respaldo de organizaciones terroristas yihadistas una serie de operaciones llevadas a cabo entre 2014 y 2016 contra redes de narcotráfico que operaban en el Mediterráneo, según ha informado el Ministerio del Interior.

ENTRAMADO DE EMPRESAS EN SIRIA Y TURQUÍA

Las investigaciones acreditan la existencia de un entramado de empresas dedicadas al transporte de mercancías por vía marítima que contaba con embarcaciones registradas en navieras de Siria y Turquía y que servían como tapadera de las actividades ilegales de la organización criminal.

Los cuatro investigados, que capitaneaban dichas embarcaciones, contaban con la máxima confianza de la organización criminal y ejecutaban labores de control y supervisión encaminadas a que el cargamento ilícito llegara a su destino, constituyendo lo que en el argot delincuencial se denominan "notarios".

Se ha constatado que este entramado transportaba droga por aguas del Mediterráneo, principalmente con destino a Libia, con la finalidad de financiar a los grupos insurgentes de la zona. Allí también intercambiaban cargamentos de hachís por armas que luego eran destinadas a grupos terroristas que operan en el Cuerno de África y zonas de conflicto en Siria.

TRÁFICO DE INMIGRANTES

Asimismo, estas embarcaciones se dedicaron al tráfico de inmigrantes desde Siria y Libia hasta las costas de Europa, principalmente Grecia, Italia, Chipre y Malta, sirviendo también este tráfico de personas para financiar actividades terroristas, como demuestran varias informaciones surgidas tras las pesquisas.

Esta actividad criminal está acreditada desde 2012, coincidiendo con las crisis migratorias ocasionadas por el estallido de las primaveras árabes en varios países norteafricanos y de Oriente Medio. Los investigadores han relacionado a individuos de este entramado criminal con el incidente ocurrido en 2015, cuando se interceptó en alta mar a la embarcación de nombre Ezzaden, que había sido abandonada a la deriva con 470 inmigrantes a bordo.

Uno de los cuatro investigados en esta operación también está imputado por su presunta participación en un delito de captación y adoctrinamiento yihadista de un grupo de jóvenes internos en prisión, en su mayoría de nacionalidad marroquí.

El pasado 2 de octubre, la Guardia Civil llevó a cabo la 'operación Escribano' en la que desarticuló junto con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias un 'frente de cárceles' vinculado con el yihadismo. En la red participaban 25 reclusos condenados por delitos de terrorismo pero también por delincuencia común, operando desde 17 prisiones, entre ellas la de Texeiro.