Publicado 05/11/2020 14:05CET

Màrius Serra actualiza al catalán moderno el clásico 'Tirant lo Blanc'

Màrius Serra, con un ejemplar de 'Tirant lo Blanc'
Màrius Serra, con un ejemplar de 'Tirant lo Blanc' - MERCÈ PABLO/GRUP 62

Considera que es una obra que tiene una parte "muy 'Juego de Tronos"

BARCELONA, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El escritor Màrius Serra ha actualizado al catalán moderno la novela de caballerías 'Tirant lo Blanc' (Proa), de Joanot Martorell: "Tenemos que dejar de intimidarnos por la palabra clásico", ha subrayado.

Según ha explicado Serra en rueda de prensa este jueves, se trata de una versión actualizada --y no modernizada, ha aclarado--, que tiene la voluntad de ser lo más fiel posible al libro original, pensando siempre en el lector culto: "La novela no se tiene que rebajar", ha afirmado.

El editor de Proa, Josep Lluch, ha explicado que la adaptación surge de la convicción de que los catalanes deberían poder leer la obra en su lengua moderna, "de la misma forma que lo hacen los ingleses y franceses".

En este sentido, sigue el ejemplo de la adaptación al castellano moderno de Andrés Trapiello de 'El Quijote' de Miguel de Cervantes o la actualización al francés moderno de André Lanly de los textos de Michel de Montaigne.

EROS Y TÁNATOS

Serra considera que se trata de una novela que aúna las dos grandes fuerzas de Eros y Tánatos: "En el Tirant hay sexo, drogas y rock'n'roll", ha bromeado.

A su juicio, tiene una parte muy épica y caballeresca, "muy 'Juego de Tronos'", y luego tiene una parte muy íntima y coloquial, centrada en personajes como Plaerdemavida, que el autor consideró que conectaban mucho con él cuando leyó el libro por primera vez en los años 90.

También ha recordado que uno de los grandes preceptores de la libro fue Cervantes, puesto que hizo decir al cura de 'El Quijote', a propósito de la novela de Martorell: "Es éste el mejor libro del mundo, aquí comen los caballeros, y duermen, y mueren en sus camas, y hacen testamento antes de su muerte".

"DOS AÑOS Y UN CONFINAMIENTO"

Serra ha explicado que la adaptación le costó "dos años y un confinamiento", porque ha asegurado que si no fuera por el confinamiento, que le ayudó a centrarse en la novela, hubiera tardado más.

Lluch ha explicado que quieren que el libro se convierta en una lectura apasionante, que se lea como una novela contemporánea: "Tenemos que dejar de intimidarnos por la palabra clásico", ha añadido Serra.

Bajo esta perspectiva, la edición propone hasta cinco itinerarios distintos para aquellos que no quieran leer la novela entera, que tiene 967 páginas en esta versión.