Publicado 13/01/2021 20:20CET

Puigdemont comparecerá este jueves ante la Eurocámara para pedir que se rechace su suplicatorio

El expresidente de la Generalitat,, Carles Puigdemont.
El expresidente de la Generalitat,, Carles Puigdemont. - EUROPA PRESS

BRUSELAS, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de la Generalitat y eurodiputado por JxCat, Carles Puigdemont, comparecerá a puerta cerrada este jueves ante la comisión del Parlamento Europeo que debe decidir sobre su suplicatorio, después de que el político independentista solicitara en diciembre un aplazamiento hasta enero de un proceso que no se resolverá hasta al menos marzo o abril.

Además del caso de Puigdemont, que será el primero en declarar, la comisión sobre Asuntos Jurídicos de la Eurocámara se ocupará en esta sesión de examinar los expedientes de los exconsellers Toni Comín y Clara Ponsatí --los otros dos eurodiputados de JxCat por los que el Tribunal Supremo (TS) ha enviado un suplicatorio a la Eurocámara--. La sesión cerrará con el caso de una cuarta eurodiputada reclamada por los tribunales de su país, la socialista búlgara Elena Yoncheva.

La sesión arrancará poco antes de las 17:00 horas y combinará el formato presencial con intervenciones telemáticas debido a las estrictas medidas de seguridad impuestas en la Eurocámara para tratar de contener la propagación del coronavirus.

Los eurodiputados cuyo expediente se examina declararán por separado y bajo la estricta condición de confidencialidad, por lo que nadie ajeno al proceso podrá presenciarlo, a excepción de un asesor legal que puede acompañar a los reclamados si estos lo solicitan, pero que no podrá intervenir.

Así, se repetirá el mismo patrón en las comparecencias de Puigdemont, Comín y Ponsatí, de los que no se ha informado si acudirán a la sala parlamentaria en Bruselas o intervendrán por videoconferencia, aunque el hecho de que Puigdemont y Comín residan en Bélgica podría favorecer su participación presencial.

Cada una de las audiencias reserva un máximo de 15 minutos para que el eurodiputado sobre cuya inmunidad se debe decidir exponga sus argumentos y después se abre una ronda de preguntas de los eurodiputados que forman la comisión JURI.

Tras este intercambio, el eurodiputado afectado debe abandonar la sesión para que la comisión parlamentaria continúe una discusión a puerta cerrada sobre su expediente.

Una vez se realice el debate parlamentario sobre las comparecencias, el ponente --el mismo para los tres eurodiputados de JxCat-- deberá redactar el informe que proponga la posición de la Eurocámara, un texto que será sometido primero al voto de la comisión y, posteriormente, al pleno. Para cumplir todo el proceso serán necesarias aún al menos dos sesiones, por lo que es poco probable que la Eurocámara pueda responder a los suplicatorios antes de marzo o abril.

El reparto de los ponentes encargados de cada suplicatorio se realiza por turnos entre los distintos grupos parlamentarios y en esta ocasión la responsabilidad recaerá sobre el conservador búlgaro Angel Dzhambazki, que comparte grupo (ECR) con la delegación de Vox, pero también con los nacionalistas flamencos de la N-VA, muy cercanos y simpatizantes de la causa independentista catalana.

Las reglas de la Eurocámara permiten rechazar un suplicatorio si está motivado por opiniones o votos del eurodiputado en el ejercicio de sus funciones y también si se da un caso de 'fumus persecutionis', es decir, cuando se concluye que la intención de la petición es "perjudicar la actividad política de un diputado y, en consecuencia, la independencia de la institución".

El Parlamento europeo recibió a lo largo de la pasada legislatura 55 suplicatorios de autoridades judiciales de los Estados miembro solicitando que se levantara la inmunidad de alguno de sus eurodiputados y solo rechazó suspender esta protección en cinco de los casos.

Contador